Viernes | 06/10/2017






Leer más!

Efemérides | 06OCT


Leer más!

Nacimiento | 06OCT


Leer más!

Fallecimiento | 06OCT

Leer más!

Larga Vida - Nro.88


Remedios caseros para eliminar parásitos intestinales

Parásitos, como protozoos, lombrices, solitarias, etc., pueden albergarse en nuestros intestinos tras beber agua o ingerir alimentos contaminados y perjudicar su salud ocasionando síntomas como dolores estomacales, pérdida o aumento de apetito, pérdida de peso, gases, diarrea, entre otros. 


Cuando esto sucede, es fundamental acudir al médico para que pueda determinar de qué tipo de parásito se trata en cada caso y del tratamiento que se debe recibir para eliminarlo del organismo de forma permanente. Además de este, también hay algunos tratamientos naturales que pueden servir de ayuda y mejorar el bienestar del sistema digestivo.




Pasos a seguir:

1. La presencia de parásitos intestinales puede ocasionar una serie de síntomas, como los que detallamos a continuación:

• Dolores estomacales
• Náuseas o vómitos
• Aumento o pérdida de apetito
• Diarrea
• Pérdida de peso
• Fatiga, cansancio, debilidad
• Gases intestinales
• Dolores de cabeza
• Presencia de parásitos en las heces

Debido a que estos síntomas pueden ser signos de muy distintas afecciones, es conveniente acudir al médico lo más pronto posible ante el manifiesto de cualquiera de ellos. La única forma de saber si algún tipo de parásito está atacando a nuestros intestinos es mediante el diagnóstico médico. Además, deberás seguir atentamente las indicaciones del facultativo en cuanto al tratamiento y utilizar los remedios naturales que recomendamos, a continuación, a modo de complemento, pero en ningún caso como sustitutos.





2. Entre los remedios caseros para los parásitos intestinales más efectivos, encontramos el ajo. Este alimento cuenta con propiedades antibacterianas y antifúngicas y, por este motivo, es excelente para acabar con los microbios que pueden afectar a la buena salud del cuerpo. Una buena forma de consumirlo es por las mañanas como si se tratara de una cápsula. Es decir, deberás pelar, partir un diente de ajo por la mitad y tomarlo con agua como si fuera una pastilla, ingiriéndolo sin masticar.

3. Numerosos estudios han revelado que la planta hidrastis, originaria de América del Norte, es un magnífico remedio natural para combatir los parásitos intestinales. Contiene sustancias como la berberina que favorecen la eliminación de bacterias, hongos, protozoos y estreptococos, evitando que estos se adhieran a los tejidos. Especialmente, se ha demostrado que muy eficaz para tratar la diarrea ocasionada por E.coli, Giardia lamblia, Salmonella paratyphi y Shigella dysenteriae.




4. Para aquellos casos de tenia intestinal o solitaria, es muy aconsejable el consumo de semillas de calabaza, pues son excelentes para reestablecer la flora intestinal y mejorar el funcionamiento de los intestinos.

La forma adecuada de tomarlas es crudas, sin tostar y por la mañana en ayunas. Otra opción es preparar una bebida agregando 50 g de semillas de calabaza trituradas en un vaso con 250 ml de agua, y endulzar con un poco de stevia para mejorar el sabor.

5. La papaya es una fruta con enzimas muy beneficiosas que mejoran el estado de la mucosa estomacal, por lo que cuando este se ve afectada por la presencia de algún parásito su consumo puede ser de gran ayuda. Además, ayuda a limpiar el aparato digestivo y mantenerlo en condiciones óptimas.








Leer más!

Espacio Íntimo - Nro.35


CÓMO DESCUBRIR SI NOS ESTÁN ENGAÑANDO SEXUALMENTE

De acuerdo a encuesta realizada en nuestro canal en Telegram, con relación a las razones por las cuales algunas parejas tienden a fingir excitación y orgasmos:

• 52 % asegura, que quienes fingen, lo hacen por querer cumplir sexualmente como pareja
• 37 % sostiene, que esto ocurre porque no han aprendido a disfrutar del sexo
• 7 % afirma, que es un intento de camuflar la apatía y el poco interés por la vida sexual
• 4 % considera, que se finge para evitar roces con la pareja y crear malestar 


Esto refleja que fingir, además de ser un hecho extendido en algunas relaciones, debe su existencia a múltiples causas, además de las consideradas en la encuesta, se contempla también: el aburrimiento, machismo y sobre todo BAJA AUTOESTIMA. Aunque, hay momentos en los que el cansancio y el sueño apremian para fingir, el error está, cuando esta conducta se vuelve rutina dentro de las sábanas.

El cuerpo no miente  

El sistema nervioso autónomo simpático (parte del Sistema Nervioso Central, encargado de preparar al organismo para reaccionar) origina una relación estrecha con el orgasmo, que si nuestra pareja gime y se retuerce aparatosamente, sabremos si está viviendo su momento, solo si sus pupilas se dilatan, el ritmo cardiaco se dispara y la subida de presión sanguínea rompe algunos capilares; dejando las mejillas o la parte superior del pecho sonrojada. 

Durante la excitación, el hombre siempre experimenta  erección (a menos que esté liberando cortisol y ello se lo impida) y la mujer, vive la erección de los pezones. Ambos sufren contracción muscular en las piernas (tensión, rigidez), algunos  empalidecen, la boca se les reseca como también, se les relaja la vejiga (lo que induce ganas de orinar). Ojo, existen respuestas que varían, pero al menos, deben presentarse algunas para asegurar que, en teoría, nuestra pareja no está fingiendo. 

Expresiones de alarma de posible engaño:

• “Amo mucho a mi pareja, por eso me conformo con el sexo que me da”. 
• “Hay mentiras sexuales necesarias para mantenerse como pareja”
• “No disfruto mucho del sexo, pero no me quejo”
• “Nunca tomo la iniciativa, mi pareja es siempre quien tiene más ganas que yo”

FALSO, quien verdaderamente quiere no engaña y además, sabe o busca aprender a disfrutar del sexo, a expresarlo con todo su cuerpo y todas sus emociones. Así que, ¡Cuidado, porque hasta al “mejor en estadísticas” le pueden engañar!
Fingir NO es sinónimo de amar

Fingir en una relación sexual, dista de cualquier relación sentimental sana. Nadie puede decir que ama y detrás de ello, existe un engaño que se ha consolidado como una costumbre en la cama, sí, porque abrirse al sexo sin disfrutar, solo denota un deterioro emocional.

No esperemos llegar a la frustración para hacer responsables a la pareja de nuestras malas decisiones. El silencio ante una vida sexual incompleta, lo único que logra, es resentimiento o que la mujer o el hombre, busque o caiga en la tentación de hallar placer, de otras formas.

A quien engaña…

¿Hasta cuándo crees que puedas seguir llevando una vida sexual “de uso”? Si no vives el sexo y lo sientes con gran placer, solo estás sirviendo de cementerio de orgasmos para otros. Si durante años, has asumido este rol, igual estás a tiempo de empezar de liberarte de ese yugo: comienza a guiar a tu pareja, autoestimúlate a solas, acude a especialistas, pero haz algo, de lo contrario, seguirás dejando tu funcionalidad sexual, en manos de otros. 

A quien es engañado...

Te has preguntado, ¿Qué tan distraído has sido, que no te has ocupado de compartir el placer? ¿Cuánto te comunicas con tu amante? ¿Le das la misma importancia a tu pareja como se la das a un orgasmo? En lugar de reprocharle a la pareja el engaño, es necesario conocer las razones y buscar soluciones, pues ambos, tienen una cuota de responsabilidad. 

No teman en comunicarse, descubrirse, tocarse, buscar información, ilustrarse, todo esto en aras de llevar una sexualidad completa y libre de frustraciones, porque de tanto engañar, el tiempo, el cuerpo y la mente, pasarán facturas.

Recuerden escribirme sus comentarios, sugerencias  e inquietudes a sexo@resumendenoticias.com.ve y seguirnos en nuestro canal en Telegram t.me/Espaciointimo_rdn

¡Feliz fin de semana! Se me cuidan.




Leer más!

Todos los Sábados


Leer más!

Todos los Días


Leer más!