Domingo | 14/05/2017


Leer más!

Efemérides | 14MAY

Leer más!

Nacimiento | 14MAY


Leer más!

Fallecimiento | 14MAY




Leer más!

Larga Vida - Nro.75


SÚPER HEROÍNAS QUE SE ENTREGAN EN CUERPO Y ALMA A LA MATERNIDAD

Ser mamá no es tarea fácil ni para las que deciden quedarse en casa para la crianza de sus hijos ni para aquellas a las que le toca salir día a día a continuar con su carrera profesional.

Muchas son las críticas que giran alrededor de ambos planteamientos, sin embargo pocos tienen la sensibilidad de admirar la loable labor de las mujeres que gran parte del tiempo dejan de pensar en sí mismas solo para dedicarse en cuerpo y alma a ser madres.

Josaika Gímon es una de esas heroínas que debe guerrear no solo con la responsabilidad y compromiso de criar a Zoë sino también de rendir al 100% con su empleo.

Asegura que su rutina es larguísima pues se levanta a las 5:00 de la mañana, incluso los fines de semana. Esas primeras horas son para preparar todo lo que respecta al trabajo y el cole de la niña (vestirse ambas, preparar loncheras, etc). Luego de dejarla en clases pasa todo el día en la oficina y entre múltiples labores, no saca de sus pensamientos a su pequeña “ojos de tamarindo”.

Esta súper mamá cuenta que se reencuentra con la bella Zoë pasadas las 5:00 de la tarde, cuando juntas emprenden el regreso a casa. Confesó que cada vez que tiene una oportunidad, le compra galletas, lazos o algún detallito que la haga sonreír.

Una vez en casa viene la parte complicada pues implica hacer a un lado el cansancio del día para encargarse de las tareas del colegio, hacer cena, recoger lo que esté regado, jugar, entre otras cosas. La noche cierra con una historia de princesas antes de ir a soñar.

En cuanto al equilibrio que hay que tener entre ser mamá y profesional al mismo tiempo, Josaika explica que el ritmo veloz en que se mueve todo en la actualidad lo hace más complicado “Trato de usar los tiempos a favor. Si en la noche estoy muy cansada (como es normal) trato de que veamos una película y así no tengo que andar de un lado al otro. Ser mamá y profesional es la combinación más ruda; te enfocas tanto es ser extraordinaria en ambas que el desgaste mental y físico se te refleja en las ojeras que se tatúan en los ojos”.



Lorens Rivas en cambio decidió quedarse en casa desde el momento en el que supo que estaba embarazada pues consideró que su hijo se convertiría en su proyecto de vida más importante.

Comentó que quiere ver en vivo y directo todas las experiencias que tenga Siul Elí, saber su color favorito, qué le da miedo, qué lo entretiene “es mágica la conexión que se desarrolla al estar con él las 24 horas del día”.

Con mucha firmeza cuenta que quiere luchar junto a su retoño para así orientarlo en el cumplimiento de sus sueños “si es deportista quiero ponerme la camisa de su equipo y gritar en una grada o llenarme de lágrimas en un concierto si decide ser músico o tratar de encontrar sentido a su obra si elige ser artista... Quiero estar en primera fila y apoyarlo al 300% en lo que él quiera hacer”.

Esta mamá dice que estar en casa es agotador al igual que salir a la oficina pues gran parte de su día lo dedica a las labores del hogar y a compartir con su bebé.

Aprovecha para sentarse con él todas las tardes para ayudarlo con sus tareas, además que lo atiende hasta que llega la hora de dormir.



Haciendo a un lado las críticas de familiares y amigos, Carolina Padilla aceptó las consecuencias de dejar su vida profesional para dedicarse a ser mamá 24/7

“Entiendo que hay mamás que deben estar trabajando y por eso no pueden dedicar el mismo tiempo a sus hijos. Esas mujeres tienen que enfocarse en dedicarle calidad en ese tiempo es decir que todo lo que compartan sea súper especial para el niño, que lo disfrute mucho y que lo haga feliz”.

Comentó que ser la mamá de Daniela es la mejor experiencia de su vida, a pesar de que criar bajo sus propias reglas se convierta en un duro camino “esto lo afrontamos todas las madres, tenemos a los abuelos diciéndonos que hacer, otras madres tratando de decirte que la manera en que lo hacen es mejor y funciona más porque fueron a algún psicólogo o especialista, el bombardeo de internet y sus diversas opiniones... Es duro mantenerse en línea con lo que uno desea y hacerle entender a los demás que cada mamá hace su mejor trabajo y agarra lo mejor de cada consejo pero al final cada quien tiene su pensamiento de que es lo mejor para sus hijos”.

Carolina mencionó que en su rutina diaria no faltan las risas y ocurrencias de Nani con quien comparte desde el momento de cepillarle sus dientecitos, pasando por la hora de almuerzo cuando ambas preparan juntas la comida y se sientan juntas. Luego vienen horas de aprendizaje para fomentar el conocimiento de la pequeña y después a jugar o ver comiquitas.



Cada mamá es un conjunto de experiencias, por eso no hay que desmeritar el amor y dedicación que le ponen a la crianza.

Para las jóvenes, las mayores, las casadas, las viudas, las solteras, para las que le echan la bendición a sus muchachos antes de salir, las que regañan por dejar la jarra vacía en la nevera, pedir que te pongas unos zapatos porque te vas a enfermar, las que hacen el guarapito para la gripe, y las que con un sana-sana colita de rana curan todos los males de los niños.

FELIZ DÍA, MAMIS

Leer más!

Todos los Lunes



Leer más!

Todos los Días


Leer más!