Los Cuentos de Encarnación | #137


No fue uno, sino dos

Ha estado lloviendo y esta ciudad es un caos cada vez que eso pasa. Para hacer el cuento corto...



Iba yo corriendo para hacer el trasbordo de una camionetica (bus) a otra y finalmente llegar a casa, en esto percato que en el cielo se ha dibujado un arcoíris. Me detuve, se veía tan nítido que casi se podía determinar el lugar donde terminaba. Justo me preguntaba qué tesoro habría al final de mi visión, cuando una voz a mi lado me indicó señalando:
- ¿Se dio cuenta que allá hay otro?

Volteo. Un señor con una niña cargada señalaba el lugar diciendo: "Mira hija, no es uno sino dos".

Observo el segundo fenómeno de colores confirmando lo que dice el caballero: "Mire sí, allá está pero se ve más clarito".




Cuando vuelvo a mirar a mi interlocutor es que me doy cuenta que hay ya varias personas detenidas al punto que casi obstaculizamos toda la acera por mirar los arcoíris. No pude evitar sonreírme al pensar que quizá todos nos estábamos haciendo la pregunta del tesoro.

La lluvia apremió y el grupo se fue disolviendo y yo corrí a encaramarme en la camionetica; pero esa mojadita que recibí observando el cielo caraqueño, en compañía de esos desconocidos, valió la pena. Ahora sólo espero no enfermarme.





¿Cuántas veces ustedes se han mojado viendo arcoíris? Cuéntenme escribiéndome al correo electrónico vida@resumendenoticias.com.ve o por nuestra cuenta en twitter @LosCuentosdeE.

¡Hasta el próximo cuento, hasta la próxima sonrisa!








Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario