Espacio Íntimo - Nro.33


TODO SOBRE EL MUNDO ‘QUEER


La excelsa serie del Doctor House, por colocar un ejemplo, aplicaba un tipo de pensamiento tan complejo para poder saber qué le ocurre al paciente que llega allí sin diagnóstico y al borde de la muerte, que se centra no sólo en las causas químicas o físicas del organismo, sino que considera todas las dimensiones de la vida del sujeto: aspectos sociales, psicológicos, emocionales, familiares, profesionales, hábitos... todo ello, para hallar las causas de los síntomas que presenta.

Lo mismo ocurre en el mundo de la sexualidad, habitualmente nuestro cerebro siempre intenta obtener información ante todo lo que no podemos clasificar o insertar en una categoría, desde prácticas, gustos, preferencias, tendencias, orientaciones, de tal modo que podamos disponer de una definición, que nos dé pistas sobre la naturaleza de lo que estamos viendo.
En este sentido, el mundo está repleto de personas “raras”, pero es lo que hace que la vida sea tan apasionante: encontrarnos a gente que se atreve a ser como es, sin miedo al rechazo, gente que inventa nuevas formas de ser, de estar y de relacionarse con el mundo. Unos son considerados “genios” porque sorprenden con sus incumplimientos, se les copian las extravagancias dado que parecen graciosas u originales. A otros, se les discrimina o se siente vergüenza de ellos, pues se les considera un peligro para el buen funcionamiento de la sociedad.

La palabra” queer” es un término anglosajón que se utilizaba como un insulto para este tipo de gente rara, desviada o “anormal”. Se usaba también contra lesbianas o gays, hasta que en los años 80, un grupo de personas decidió adoptar el término para definirse a sí mismos, de modo que dejó de ser un insulto.

Para comprender mejor, nuestra cultura nos enseña a pensar en base a binarismos, es decir, pares de objetos o cualidades que se oponen entre sí: blanco/negro, fuerte/débil, grande/pequeño, nuevo/viejo. Nos hemos acostumbrado a pensar la realidad por oposiciones: el bien es opuesto al mal, la noche es lo contrario del día, y la muerte es lo opuesto a la vida. Lo que la teoría queer propone es eliminar estas jerarquías y estas oposiciones, no sólo de nuestro pensamiento, sino también de nuestra estructura social y económica. De este modo, en lugar de pensar en vertical, la propuesta es pensar y organizarnos también en redes horizontales.

En consecuencia, esta teoría prefiere, entonces, que las etiquetas se diluyan; que no  tengan tanta importancia, que puedan cambiarse, quitarse o ponerse y que la gente tenga más libertad para moverse. El movimiento queer también trabaja activamente para acabar con las fobias sociales como el racismo, el machismo, la xenofobia, la homofobia... Reivindican la diversidad, que ningún grupo social sea considerado inferior o superior a otro, y afirman que es hora de acabar con la idea del “uno” frente al “otro”, del “nosotros” frente a “ellos”, y de los “buenos y los malos”.
Por su parte, Coral Herrera Gómez, Doctora en Humanidades y Educación, define que la comunidad Queer, propone la construcción de una sociedad en la que nadie tenga miedo a ser como es. Que la gente acepte lo extraño o lo extraordinario, como un tesoro con el cual enriquecerse. Que la gente amplíe  su concepto de “normalidad” hasta romperlo, que los raros y las raras no tengan que esconderse, que la diversidad sea lo cotidiano. Así, en lugar de anclarnos de por vida a estas etiquetas que configuran nuestra identidad, transitemos por ellas. Es decir, que uno pueda decir “en estos momentos estoy heterosexual”, en lugar de afirmar algo tan rotundo como “soy heterosexual”.

Para ellos, la diferencia entre ser y  estar es obvia: “ser” consiste en una declaración de intenciones que nos marca de por vida, y “estar” supone disfrutar de la libertad de movimientos que nos permite ir de un lado a otro sin esclavizarnos a una etiqueta: “estoy artista”, “estoy promiscuo”, “estoy feliz”, “me siento un poco bisexual hoy”. Al fijarnos a unas categorías, se pierde la posibilidad de experimentar otras formas de ser y de estar en el mundo. Promueven la visualización, desde luego, que si tú decides que eres  homosexual y lo declaras públicamente, puede ocurrir que no te atrevas a vivir una experiencia heterosexual, por miedo a parecer incoherente, por el miedo al “qué dirán”...

En este orden, Herrera sostiene que las sexualidades alternativas, divergentes, queer, anómalas, son todas aquellas formas de amar y gozar que no vemos habitualmente en las películas ni en las series de televisión. Son prácticas sexuales que no se consideran normativas, es decir, que no encajan en el modelo heterosexual orientado a la reproducción y crianza conjunta de hijos e hijas.
Lo cierto es que desde el principio de los tiempos, la gente ha practicado su sexualidad de muchas formas diferentes. La historia ha silenciado toda la diversidad sexual de nuestra cultura, sin embargo, en la actualidad Internet es un espacio en el que proliferan los foros, los blogs, chats y espacios para gente que tiene otras formas de concebir el amor, la pareja y la sexualidad. Un ejemplo de ello es la gente poliamorosa, la gente que practica BDSM, la gente swinger, asexuales, flexisexuales, los reclusos, las personas que tienen VIH; quienes llevan su amor de manera clandestina, pues la norma social, es que todos seamos heterosexuales, nos casemos, tengamos hijos y vivamos en monogamia.

En conclusión, la gente Queer, solo pretende llevar una vida lejos de etiquetas. Llevar un estilo fluctuante de gustos y favoritismos. Promueven la diversidad sexual, las relaciones amorosas y sexuales fuera de las esperadas por las sociedades, las múltiples tendencias sexuales distantes de la heterosexualidad, como la bisexualidad que es tan criticada por no determinar el género de preferencia. Buscan generar una vida sin prejuicios, roles, estatus; avalando una sexualidad libre, amplia y diversa.

¿Te resulta extraño que esta gente exista?... Buen tema para debatir, pero no podemos olvidar, que si bien existen prácticas que no gusten, ello no es crédito para cuestionar la intimidad de otros, porque al final, la aprobación es solo cuestión de percepción y es ley que exista respeto por la vida sexual privada de los demás.

Recuerden escribirme sus comentarios a sexo@resumendenoticias.com.ve y seguirnos en nuestro canal en Telegram http://t.me/Espaciointimo_rdn

¡Feliz fin de semana! Se cuidan.




Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario