Larga Vida - Nro.81


Cómo dejar de comer pan para adelgazar

¿Sabías que uno de los mejores métodos para perder esos kilos de más es reducir algunos alimentos de tu dieta? ¡Sí, funciona! Aunque cualquier cambio que se precie supone un esfuerzo, con disciplina, constancia, paciencia y fuerza de voluntad lograrás tu objetivo. 


Deja a un lado las dietas rápidas que generan un efecto rebote y reeduca tu alimentación.




Propiedades del pan

El pan siempre ha sido uno de los alimentos imprescindibles para muchas culturas, es cierto que es un producto que posee pocas propiedades nutricionales y aporta mucho valor calórico. Si bien es una gran fuente de energía, dada su riqueza en hidratos de carbono, también aporta a nuestro organismo grandes cantidades de azúcares que elevan los niveles de este en sangre, por lo que el equilibrio para compensar dichos niveles se hace más complicado para nuestro organismo.

En resumen, podríamos establecer que el pan:

• Es un alimento que contiene poca grasa.
• Es una fuente de energía.
• Está constituido por hidratos de carbono (almidón, pentosanas, celulosa, dextrinas y azúcares).
• Entre los carbohidratos, el pan no aporta un gran valor nutricional, dado que contiene poca fibra, minerales o vitaminas.
• Cuenta con una alta carga glucémica, que eleva los niveles de azúcar en sangre y provoca la alta segregación de insulina para nivelarlos.
• Tiene un alto contenido en gluten, proteína que el organismo no digiere correctamente y que puede generar la sensación de hinchazón dependiendo la sensibilidad a esta sustancia.

Aunque el pan es un alimento bueno, si se come en exceso, puede formar depósitos de grasa, sobre todo si se ingiere por la noche. Piensa que su aportación de energía no se gasta durante la noche, lo cual hace que el cuerpo la almacene. De este modo, se entiende que el pan o las harinas engordan y es uno de los motivos por los que retirándolo de la dieta, conseguirás bajar de peso.





Cómo dejar de comer pan

Dejar de comer pan no es nada fácil, como no lo es cualquier cambio sustancial que se realice en una rutina, tal como una dieta. Si eres de los que come mucho pan, deberás tener en cuenta que las restricciones deberás imponértelas tú mismo y ser consciente de que con fuerza de voluntad, paciencia y constancia lograrás tu objetivo y te sentirás mucho mejor. Nuestra recomendación personal: visualiza tu objetivo para llegar a él.

En primer lugar, debes empezar a consumir el pan con moderación. ¿A quién no le gusta mojar salsas con un buen trozo de pan? Pues bien, eso debe terminarse. Aunque de entrada, parezca que el pan acabará con tus días felices, no debes tomártelo tan negativamente. Sabemos que el pan es uno de los carbohidratos que más cuesta sustituir, sobre todo si eres un amante empedernido de este alimento. Por ello, te recomendamos seguir los siguientes consejos para comer menos pan:

Reduce la cantidad del pan ingerido al día.
Sustitúyelo poco a poco por otros alimentos similares pero que contengan una menor cantidad de harina. Recomendación: las tortitas de arroz o maíz.
• Si te gusta la cocina, puedes preparar tostaditas a base de semillas de lino, chía y girasol. Tritúralas y mézclalas con agua hasta obtener una pasta. Extiéndela sobre la bandeja del horno y deja que se haga durante 30 minutos a baja temperatura (50ºC). Cuando haya adquirido una textura crujiente y un color dorado, retíralo del horno y listo. Sano, nutritivo y menos calórico.
Cuando dejes de comer pan, tu cuerpo notará la ausencia de carbohidratos, por lo que te recomendamos aumentar el consumo de arroces o pasta integral.
Recuerda que dejar de comer pan es opcional. Te ayudará a sentirte mejor y también a perder peso. No obstante, si eres amante del pan, lo mejor será reducir la cantidad de ingesta paulatinamente para no generar un shock en tu cuerpo que le lleve a consumir otros productos saciantes.








¿Puedo comer pan integral?

Si has llegado hasta aquí, te habrá asaltado una gran duda que puede marcar la diferencia en tu decisión de dejar de comer pan para adelgazar. ¿Podemos sustituirlo por pan integral? Aunque a priori parece una propuesta más saludable y equilibrada, debes recordar que al igual que el pan blanco, el integral está hecho a base de harinas refinadas, por lo que la problemática que presenta es exactamente igual que la anterior. La diferencia sustancial entre uno y otro es la gran cantidad de fibra que aporta el pan integral. Sin embargo, sigue siendo un alimento con un gran número de inconvenientes que pueden afectar e influir directamente en tu peso.

La mejor opción es apartar el pan de tu dieta, sea cual sea el tipo, y apostar por otros productos que lo sustituyan en sabor, pero con los que ganes más valor nutricional y te ayuden a no aumentar tu peso. ¡Ojo! En ningún caso te animamos a no volver a comer pan nunca más. Simplemente, debe considerarse como una excepción, no como un alimento que se incluya en tu menú de manera ordinaria. La clave del éxito está en el equilibrio y la moderación.

¡Feliz fin de semana y felices vacaciones!

Fuente: unComo






Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario