Larga Vida - Nro.79


Cómo eliminar la grasa visceral de forma natural


La grasa visceral es la que se encuentra en la zona del abdomen y rodea a los órganos de esta zona. Es la que a veces se conoce como “barriga cervecera”. Son varias las causas que la provocan, pero es muy común en personas que no cuidan su alimentación o son sedentarias y no hacen ejercicio. También puede ser por herencia genética o darse durante la menopausia. Es peligrosa, ya que puede causar enfermedades como la diabetes o la hipertensión y, además, es muy poco estética. Por eso, todo el que la padece quiere quitársela cuanto antes. Si es tu caso, estás de enhorabuena porque es la primera que se quema con el ejercicio y es más fácil de eliminar que otras grasas. Sin embargo, no se va a ir así como así, requerirá de ejercicio y un poco de sacrificio, pero te costará muchos menos.




Cómo saber si tengo grasa visceral

En nuestro cuerpo, hay dos tipos de grasa: visceral y periférica. La grasa periférica es aquella que se almacena en la zona de las piernas, caderas, glúteos o brazos. Por el contrario, la grasa visceral se sitúa en la zona del abdomen rodeando los órganos internos, por eso, es más peligrosa. Suele provocar un aumento de barriga que muchos conocen como “barriga cervecera”. La grasa visceral es más común en hombres y la periférica en mujeres, no obstante, ambos sexos pueden sufrir cada una de ellas.

Es normal que todos tengamos parte de grasa en nuestro cuerpo, sin embargo ¿cómo saber si tenemos grasa visceral? Si te llevas la mano a la zona del abdomen y estómago y lo notas abultado, es probable que tengas este tipo de grasa. Además, se caracteriza por crear una barriga más prominente de lo normal. Hay gente que no se da cuenta de esto y vive mucho tiempo con grasa visceral acumulada. Algo que puede alarmarte, además de notar la barriga hinchada, es que la circunferencia de la cintura sobrepase la mitad de tu altura.





Hay que tener en cuenta varios aspectos sobre la grasa visceral:

Es muy activa y dañina, ya que suelta sustancias tóxicas en la sangre. No es una grasa inactiva. Debido a estas sustancias, puede provocar lo que se conoce como resistencia a la insulina, trastorno que podría agravarse si, además, sufres de hipertensión.
Es un tipo de grasa que provoca hinchazón y hay que tener cuidado porque podría provocar arteriosclerosis, problemas digestivos o incluso diabetes o cáncer.
Además, puede ocasionar trastornos en el estado de ánimo o incluso malestar general, cansancio o cambios en el estado anímico.

Como vemos, la grasa visceral es bastante peligrosa y puede provocar enfermedades o daños serios. Para ello, es importante detectarla a tiempo y acudir al médico cuanto antes. De esta manera, podrás empezar el tratamiento que, en gran parte, depende únicamente de ti y de llevar un estilo de vida saludable.








Haz ejercicio aeróbico para quemar la grasa visceral del abdomen

El ejercicio aeróbico es el mejor para eliminar la grasa visceral de forma natural. Son actividades que se realizan con menos intensidad, pero durante más tiempo. Por ejemplo nadar, correr, caminar o montar en bici.

Una buena manera de perder la grasa visceral es salir a correr o montar en bici todos los días. Si eres de los que no quiere hacer ejercicio, puedes salir a andar todos los días durante una hora, de esta manera no notarás que estás haciendo ejercicio. O si quieres aprovechar el invierno compra una bicicleta estática, el hecho de hacerlo en casa será mucho más cómodo y así estarás haciendo ejercicio casi sin darte cuenta, ya que mientras tanto puedes estar viendo la televisión o leyendo. Correr y montar en bici son los dos ejercicios que más queman este tejido adiposo.

No solo te ayudará a bajar grasa visceral progresivamente, sino que además será muy beneficioso para tu salud. Se ha estimado que este tipo de actividades queman un 67% más de calorías que los ejercicios de resistencia.

Cuida tu alimentación

Para bajar la grasa visceral del abdomen, no solo es necesario hacer ejercicio y dejar de ser sedentarios. Es una gran parte, pero la otra mitad es la nutrición. Unos hábitos saludables y comer sano y equilibrado harán que este proceso vaya mucho más rápido y, lo más importante y difícil, te ayudarán a que se mantenga así.

Fuente: unComo

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario