Espacio Íntimo - Nro.29


Lo que hace a una persona 'malacama'


“¿Qué hace a una persona 'malacama'?” fue la encuesta realizada en nuestro canal en Telegram, cuyos participantes pudieron expresar sus gustos; revelándose que:

45 % considera que una persona “malacama” es aquella que es prejuiciosa
27 % expresa que es aquella que no se mueve durante el encuentro íntimo
13 % manifiesta que es aquella que nunca toma la iniciativa
9 % señala que se trata de aquella que no hace un buen preámbulo
6 % enfatiza que es esa persona que no practica cunniIingus o feIación.


En este sentido, puedo establecer la siguiente interpretación, a partir de estos resultados:


Persona prejuiciosa. Sin duda, ir a la cama con alguien que en lugar de manifestar deseos, tiene más que preocupaciones, resulta del todo engorroso. Por lo general, los tabúes están muy arraigados con la formación en el hogar, sin embrago, todos tenemos libre albedrío para decidir cómo llevar nuestra intimidad. Oponerse a experimentar múltiples posiciones o prácticas solo porque puedan generar ansiedad y desagrado (expresándolo con gestos y palabras claras), puede quitarle las ganas a cualquiera; lo que conlleva a la pareja en efecto, a vivir la intimidad con desgano. 

No moverse durante el encuentro íntimo. La verdad quienes votaron por esta opción, saben que no hay nada más incómodo que intimar con una persona que no muestra ni un sentido de picardía, placer, pasión, exaltación… porque nos da la impresión que estamos haciendo el amor con alguien que nos acompaña en la cama solo por compromiso. Y esto sí que vulnera nuestro ego y nos aleja del vivir la intimidad con apetito. 

Nunca tomar la iniciativa. Que siempre sea uno quien tenga que buscar a la pareja para congeniar, puede tornarse muy tedioso y mata toda pasión, pues deja entrever que no se tiene interés de disfrutar en pareja el único espacio de gran carga placentera. Mostrando además una total carencia de creatividad, entusiasmo, complicidad y estimulación por siempre estar esperando que le busquen: luciendo sólo un espíritu aburrido y amargo.   

No hacer un buen preámbulo. Quien va directo al "grano", sin siquiera propiciar unos ricos besos, caricias intensas, imaginación volátil, mordiscos, palmadas en ciertas zonas erógenas, morbo, buena estimulación genital, masajes, perversión o cualquier otra expresión de estimulación, está condenando ese "encuentro" a la frustración y a ser siempre mal recordado. Esto sería aplicable para un “rapidito”, pero abusar constantemente de estos episodios, es lo más frío que se pueda hacer.

No practicar cunniIingus o feIación. Aunque estas prácticas pudieran no determinar si el encuentro fue deleitable, no dejan de ser un complemento divino dentro de la intimidad. Con un bajo porcentaje, se pone en evidencia que para algunos, estos actos fomentan un alto grado de erotismo y placer y una forma más de aproximarse a la infinita satisfacción.

Esto en resumen, según los resultados, define a la persona con características de “malacama” ¿Tendrá pertinencia esto con tus sistemas de creencias? Probablemente sí, probablemente no. Pero lo que si no se discute, es que las estadísticas que lleve una persona, no garantizan en lo absoluto que sea un buen amante o "buenacama".

La intimidad es un plato muy exquisito de degustar, así que… ¡Libérate de todo lo que te impida saciar tus ganas y sé feliz!

Como de costumbre, recuerden escribirme sus comentarios a la cuenta de correo: sexo@resumenedenoticias.com.ve, seguir nuestra cuenta en instagram: @EspacioIntimo_RDN y suscribirte a nuestro canal en Telegram t.me/Espaciointimo_rdn.

¡Les deseo un rico fin de semana!

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario