Zona Tecnológica - Nro.38


TECNOLOGÍA PARA VESTIR

Los avances tecnológicos cada vez abarcan más campos; hemos visto teléfonos inteligentes, relojes inteligentes, edificios inteligentes, y ahora, el sector de la moda no se quiere quedar atrás en esta gran competencia, es por ello que la industria textil explora e investiga para crear ya ropa inteligente; prendas que interactúan con las personas y el entorno, personalizadas y biodegradables. 



Y es que, aunque parezca sacado de una película de ciencia ficción, ya hay grandes avances en cuanto a prendas que van a permitir monitorear nuestros signos vitales, transmitir lo que sentimos, ubicarnos, entre otras funciones. Continúa leyendo y conoce algunas de las tendencias ya desarrolladas en este campo.

Un brasier que vigila nuestro corazón. Usando electrodos y módulos electrónicos, esta prenda íntima recolecta información acerca del pulso cardiaco y envía estos datos a un reloj de pulsera, de tal manera que la mujer que lo use va a estar siempre enterada de cómo está funcionando su corazón. La comodidad es otro aspecto a notar del brasier, pues no posee ningún elemento rígido sino que todos sus sensores están hechos a partir de fibras que se encuentran directamente en los tejidos. Este invento fue creado por ingenieros de la Universidad de Arkansas. También permite observar la presión sanguínea, la temperatura del cuerpo, el ritmo respiratorio, el consumo de oxígeno y actividades neurales y todas las lecturas que se obtienen con el electrocardiograma convencional.

Telas que no se rompen. Un grupo de científicos de la Universidad Pensilvania, en EEUU, descubrió una proteína capaz de reparar un material dañado. A partir de una solución química compuesta por biopolímeros se aplican algunas gotas, un poco de agua caliente y en cuestión de minutos la ropa vuelve a su estado original. Los expertos predicen que esto podría ser utilizado para confeccionar trajes de protección química ayudando a mantener a salvo a soldados o los agricultores cuando entran en contacto con materiales tóxicos.






Camisas anti manchas que repelen los líquidos y salpicaduras. Gracias a la nanotecnología, un grupo de jóvenes innovadores desarrollaron unas camisas que repelen los líquidos y salpicaduras. Las mismas implementan sílice, un mineral natural que se utiliza en la producción de cemento y de esta manera en las prendas hidrofóbicas. Esta fibra crea una tensión superficial muy alta que prácticamente transforma el agua en pequeñas esferas, y en esa forma, el agua puede rodar fácilmente sobre la camisa sin mojarla.

Piezas cultivadas. En un laboratorio, una diseñadora de moda originaria de Brooklyn, Suzanne Lee, logró dar vida a un cuero ecológico a partir de levadura, bacterias, azúcar y té verde. La duración del tejido biodegradable es de 5 años, pero a la hora de deshacerse se desintegra como cualquier material orgánico.

Medias con poderes curativos. La empresa de prendas deportivas Lurbel logró diseñar un producto que, aseguran, promueve la coagulación y la regeneración de la piel en las heridas, evitando además las infecciones. Gracias a sus propiedades favorecen la expulsión y evaporación del sudor, protegiendo el pie de bacterias y malos olores.




Ropa que huela bien y cambia de color. Algunos tejidos llevan componentes que no se ven, pero sus efectos sí saltan a la vista como puede ser a través del olfato o el tacto. Dichos tejidos son considerados cosmotextiles e incorporan tecnología que permite brindar aromas como lavanda, limón, áloe vera u otros, o incluso tonalidades que cambian de color con la luz, la temperatura o la humedad. Las aplicaciones de estas tecnologías son más recreativas que útiles, pero cuentan con el inconveniente de que los aromas y las cremas deben liberarse para actuar, por lo que su duración es limitada. En el caso de la ropa crómica, los colorantes utilizados envejecen, por lo que dejan de funcionar con el tiempo.

Ropa a partir de un spray. El innovador diseñador de moda y químico español Manuel Torres indicó que es posible a partir de un spray rociar el cuerpo y diseñar la prenda ideal para cualquier ocasión. Una vez utilizada se puede diluir con agua y otra vez volver a comenzar. Es una manera sustentable de cuidar el planeta a través del reciclaje.

Así que ya sabes, si normalmente, cuando vas a una tienda en busca de ropa te fijas en el diseño, la tela, el color, la talla y el precio, ahora, y sobre todo dentro de unos años, también tendrás que tomar en cuenta su funcionalidad: los textiles inteligentes propician ropa que supervisa la salud, mide los movimientos y un sinfín de funciones que prometen revolucionar nuestras vidas. 

Cuéntanos ¿Usarías alguna de estas prendas? No dejes de escribirme tus comentarios a tecnologia@resumendenoticias.com.ve y sígueme en @ZonaTecnoRDN.

¡Nos leemos la próxima semana!





Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario