Los Cuentos de Encarnación - #126


CONECTADOS

Por las razones que fueren, las familias pueden separarse. ¿Recuerdan el par de hermanos del cuento de la semana pasada [Edición #125] Pues ahora ese par son dos adultos, amigos míos ambos, que les ha tocado vivir en dos países diferentes; pero su historia no es de distancias…


Pasaron su infancia juntos, luego ella partió a la universidad. Como yo, llegó del interior de Venezuela a Caracas para estudiar y al encontrarnos en el campus nos hicimos amigas por tener procedencias similares. Su hermano menor llegó después siguiendo sus pasos.

Compartieron casa varios años. Creo que más de uno de mis lectores debe saber que no es lo mismo vivir en casa de los padres como hijos/hermanos que vivir en casa de uno compartiendo responsabilidades como compañeros de casa o apartamento. La convivencia no fue fácil para ellos y hubo tiempos que no se hablaban.

Luego de todas esas historias juntos, incluyendo la de la varita mágica; parecía que la separación (familiar) era evidente. Entonces llegó la oportunidad de la separación física…


Al hermano menor le ofrecieron una beca para estudiar fuera del país. La hermana mayor entre triste y alegre, le armó sólo una maleta de consejos esperando que alguno le sirviera en su nuevo camino.

Recientemente nos encontramos y le pregunté por él. “Sigue por allá, me ha sorprendido que aún me sigue llamando y buscando cuando tiene una dificultad o necesita un consejo. Hasta me presentó vía Skype una novia que tiene. Está bien” afirmó con tranquilidad, con ese consuelo de saber que aunque ya no puede estar a su lado, están juntos de alguna manera y se piensan el uno al otro.

Eso es verdadera conexión.

¿Han tenido una relación así? Cuéntenme a través de nuestra cuenta de correo electrónico vida@resumendenoticias.com.ve.





Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario