ABC Financiero - Nro.139


VACACIONES 2017

Ya casi estamos en la recta final para tomar nuestras vacaciones de julio y agosto de 2017, es por ello que, para quienes tienen la posibilidad de tomarse un break a tanto estrés y agotamiento físico y mental, les he traído los siguientes seis (6) consejos a considerar para viajar, pero sin malgastar tanto, evitando de alguna manera, golpear nuestros bolsillos, y venir con más preocupaciones, con las que nos fuimos:


1. Planifica tu viaje con antelación: Si no tienes la posibilidad de viajar en temporada baja (crucial para el ahorro, porque los hoteles y las compañías aéreas bajan sus precios durante estas fechas para atraer clientes) es importante que con un tiempo (más de dos meses) tomes y lápiz y un papel para planificar tu próximo destino. Lo importante es, conocer con cuanto dispones inicialmente para tener un panorama de lo que puedes o no hacer. En internet hay muchos buscadores donde te puedes empapar de las opciones de hospedaje, boletos, transportes, entre otros. No necesitas un itinerario estricto, detallado por horas, pero sí debes tener al menos una idea de cuánto tiempo vas a pasar en cada ciudad o país y saber qué ruta vas a tomar. Si dejas menos al azar, tendrás menos gastos inesperados; los vuelos y el alojamiento reservados a última hora suelen ser mucho más caros.

2. Hospedaje: En la etapa de la planificación también es importante el saber escoger el sitio donde nos vamos a quedar a dormir, existen los hostales, lugares económicos donde puedes compartir habitaciones, porque cuentan con literas que te permiten conocer a personas que tal vez están en tu mismo plan de aventuras y le apetezca seguir viajando contigo. Una muy buena opción es reservar una habitación de invitados en la casa o el piso de alguien, mediante sitios web como AirBnB y Couchsurfing. Te costará la mitad menos y tendrás una perspectiva auténtica de la vida de la ciudad. Considera a tu anfitrión como tu propio guía turístico personal, alguien que conoce de primera mano los sitios donde se come mejor y los mejores puntos turísticos de interés del lugar. También puedes alojarte con amigos o familia. Ponte en contacto con gente que conozcas o haz un viaje a algún sitio en el que viva algún primo o amigo que hace tiempo que no ves, podrías conocer sitios en los que nunca habías pensado, sino tienes los otros buscadores de hoteles y posadas como trivago, navicu, entre otros.

3. Boletos: Adquirirlos con tiempo, ya que las compañías aéreas liberan sus asientos con hasta un año de antelación y, cuanto más se acerque la fecha de tu salida, más subirán los precios, sobre todo durante el último mes. Viaja un martes. Los viajes durante la semana son más baratos, ya que los vuelos de fin de semana tienen un costo adicional. Y tendrás menos cola en los mostradores de facturación y en seguridad. Vuela en clase turista, el dinero que ahorres comprando billetes más baratos lo podrás gastar en comida o en alojamiento en tu destino. 



4. Equipaje: Asegúrate de llevar todo lo que necesites para no tener que comprar cuando estés fuera (aparte de algunos recuerdos). Da igual a dónde vayas, lleva al menos un par de jeans, unas franelas y una chaqueta impermeable por si se dan condiciones meteorológicas imprevistas. 

5. Usa Transporte Público: Intenta no tomar taxis, los autobuses y los trenes son más baratos, te permitirán conocer más del lugar, y recuerda que mientras más ahorres, tendrás más dinero comprar más recuerdos. Tus amigos te lo agradecerán.

6. Alimentación: Puedes comer barato comprando en supermercados o incluso en mercados locales de comida, será mejor que comer en centro comercial o restaurantes de precios excesivos. Da una vuelta antes de escoger un sitio para comer; si vas al primer restaurante que te encuentres no sabrás si estás gastando de más. Si bebes cerveza en cada cena, irás sumando gastos. Tu cartera y tu cintura te agradecerán que bebas agua de vez en cuando. Por otro lado, si te alojas en un hostal o en una habitación de un particular, es posible que puedas usar la cocina, así que ahorrarás algo de dinero si te haces tú la comida.

Lo importante es planificar con tiempo suficiente, evitando los imprevistos y los malos momentos, recuerda que son vacaciones, momento de liberar estrés, descansar y disfrutar, y son una vez al año; son días justos y necesarios para recargar nuestras baterías y comenzar renovados.

Leo sus comentarios.




Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario