Zona Tecnológica - Nro.31


¿PODRÍA QUEDARSE VENEZUELA SIN INTERNET?

La misma historia todos los días: no hay alimentos, medicinas, repuestos, todo sube de precio y ahora, para terminarla de hacer ¡Se va el internet! La limitación de navegación que tienen los venezolanos se suma a la larga lista de desgracias que se padecen a diario. Contamos con la peor conexión de la región; pero aun así no podemos dejar de preguntarnos ¿Habrá una desconexión total o el fin absoluto del servicio? En nuestra columna de hoy ampliaremos dicho tema ¡Comencemos!



Las telecomunicaciones en Venezuela es un tema muy complejo: hay desinversión por parte del Estado, el control cambiario ha afectado su desarrollo, la asignación de divisas a los proveedores de servicios no son suficientes, el vandalismo constante a los equipos instalados y la decisión que tomó el gobierno de sacar Internet de la lista de prioridades de inversión para la nación (hecho que ocurrió hace siete años aproximadamente y fue publicado en la Gaceta Oficial Nº 39.146).

En el país hay aproximadamente 86 proveedores privados, pero el Estado domina el mercado de la tecnología, ya que, casi el setenta por ciento (70%) de los usuarios accede a internet a través del servicio de banda ancha de Cantv; compañía que al igual que los demás proveedores, sufre de cortes e intermitencias constantes de la conexión. 

Según cifras oficiales, en los últimos años Cantv ha instalado 4.381,86 kilómetros de cables de fibra óptica, pero tiene pendiente 6.886 kilómetros más de colocación; lo cual deja claro que no existen suficientes enlaces de fibra óptica para ofrecer un óptimo acceso a la conexión. La empresa no ha invertido en mejorar la banda ancha porque no tiene la capacidad monetaria para invertir, las empresas privadas no pueden hacer una inversión porque no tienen acceso a las divisas y, además, Cantv tiene la exclusividad de hacer este tipo de proyectos porque tienen un monopolio en el mercado.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Venezuela tiene la peor calidad en la conexión a Internet, con tan solo 10 megas (Mbps). Países de la región como Chile cuentan con una conexión pico de 36,7 Mbps y Colombia con 28,7 Mbps. Y es que, aunque Cantv ofrezca una capacidad máxima de 10 Mbps, especialistas en el tema aseguran que el servicio de Internet es muy limitado y solo entregan uno o dos para la conexión. 




Para colmo, la conexión móvil también se encuentra estancada. En el 2015, cuando Movistar incorporo la tecnología 4G el 78.43% de la población accedía a internet desde los celulares; todo parecía indicar que la expansión de cobertura 4G sería un proyecto ambicioso, pero por problemas de divisas se impidió su desarrollo. Es un proyecto que quedo a medias ya que esta red no funciona en todo el país, además no todo el público puede adquirir un teléfono que tenga la funcionalidad. De este modo, pasamos de contar con la mejor velocidad promedio de conexión a Internet móvil del continente a la más lenta en tan solo cuestión de dos años.

Ahora sí, conociendo un poco más del tema nos hacemos la pregunta del millón ¿Podría Venezuela quedarse sin conexión? Según expertos, esto no va a suceder. El país, a través de Cantv, tiene participación en proyectos de fibra y de conexión internacional, lo que nos podría respaldar, por llamarlo de algún modo; ya que, cuando formas parte de un grupo de accionistas, difícilmente te dejan desconectado. Lo que sí podría pasar es que el Estado siga haciendo limitaciones en los servicios como paralizar el Internet o bloquear los accesos a los sitios webs. “Hay países donde las redes de Internet sí llegan, pero aún están tan poco desarrollados que el acceso de la población es limitado. Así está pasando con Venezuela porque el gobierno no hace una inversión para la dotación de los equipos y la mejora del servicio”, señala el periodista Carlos Correa.

Pero, aun así, hay expertos que no se fían, tal es el caso de Fran Moroy, comunicador especializado en informática y telecomunicaciones, quien afirma que los ciudadanos sí pueden quedarse sin conectividad por desinversión. “Al fin y al cabo es una censura negra porque lo están haciendo de manera explícita”.

Lo que sí es un hecho, es que en Venezuela hay problemas para poder mantenerse comunicado. Las tarifas suben mes a mes y aun así las empresas no pueden mejorar sus servicios; además, surgen preguntas como: ¿Cuántos salarios mínimos hacen falta para comprar un celular inteligente o una laptop que conecten con la red? Tampoco podemos dejar de lado a las personas que viven en zonas alejadas y rurales que reciben un servicio tan precario como inexistente. 

Y es que, aunque en el año 2014 el Gobierno instaló alrededor de 300 puntos de acceso libre de Wi-Fi en espacios públicos; no se le ha dado mantenimiento y seguimiento al proyecto, dejando entrever la calidad de la cobertura inalámbrica. Se necesita aumentar el ancho de banda o que haya más proveedores para acceder a una conexión en buenas condiciones.

Nos tocara esperar que pasara en días, meses o años próximos. La realidad es que la compañía estatal que tiene el monopolio es la que debe garantizar que el servicio sea estable y de calidad para que no entorpezca la navegación.

¿Qué opinión tienes respecto a este tema? No dejes de escribirme tus comentarios a tecnologia@resumendenoticias.com.ve y sígueme en @ZonaTecnoRDN 

¡Nos leemos la próxima semana!




Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario