Espacio Íntimo - Nro.19


TODO SOBRE LA PORNOGRAFÍA

La pornografía, representa uno de los tópicos de gran polémica, tanto para quienes la aprecian como para quienes difieren de ella. Pero, realmente ¿Qué existe detrás de esta práctica?




Para interpretar la definición de “pornografía”, existe gran controversia, ya que no todas las personas están de acuerdo para precisar lo que es comercial, artístico o pornográfico, similar a lo que ocurre con el concepto de "belleza". Esto, en evidencia, dependerá de cada persona y del contexto sociohistórico en el que se desarrolle.

El Instituto Mexicano de Sexología prefiere utilizar el término “expresiones gráficas de la sexualidad” o “material sexualmente explícito”, donde quedarían incluidos fotografías, películas, pinturas, dibujos, revistas, grabaciones y otros materiales que representen la sexualidad. Declaran  además, que en la actualidad, es muy frecuente su demanda tanto por mujeres como por hombres y en especial por  adolescentes, quienes en esta etapa de la vida inquieren en la búsqueda de satisfacer la curiosidad e ignorancia, sexual propia de dicha etapa.

Así, algunos autores mencionan que este tipo de materiales pueden producir en niños y jóvenes una imagen distorsionada de la sexualidad, especialmente los materiales de porno-dura y/o violenta. Por esto, es fundamental mantener una línea de comunicación abierta entre padres e hijos, maestros y alumnos, adolescentes y adultos, que incluya también la sexualidad para contrarrestar información y conductas inapropiadas.

Por otro lado, para los adultos plácidos en ver pornografía, es pertinente enfatizar que una de las grandes desventajas que este uso tiene, es que inconscientemente muchos de ellos, comienzan a proyectar sus inseguridades, complejos y frustraciones, a partir  del compendio de elementos ficticios que ésta trae consigo: tamaños exagerados de penes, senos grandes y libres de estrías, apariencia de vaginas perfectas, capacidades anatómicas excedidas para oral, anal y fisting. Esto, en múltiples casos, condiciona un libre disfrute de la sexualidad en pareja. Así pues, es recomendable apreciar el material como recreación e inspiración y no como condicionante de la vida sexual, ya que se estaría sepultando el ímpetu del placer y luego de ahí, se necesitaría de ayuda. 

 
¿ES LA PORNOGRAFÍA UN TRASTORNO?

Mucho se relaciona a la pornografía con el voyeurismo y éste, como bien es contemplado en el DSM IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) requiere de cumplir con 2 criterios diagnósticos para ser considerado como trastorno sexual o parafilia:

1. Debe tener una incidencia durante un periodo de al menos 6 meses. Fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes. Impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho de observar ocultamente a personas desnudas, desnudándose o que se encuentren en plena actividad sexual.

2. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

En este sentido, este manual, avalado por la  APA (Asociación Americana de Psiquiatría), determina que el voyeurismo, mal relacionado por muchos con la pornografía, necesita cumplir con esos criterios para ser catalogada como trastorno mental.

MITOS EXTENDIDOS DE LA PORNOGRAFÍA 

Erika Lust, Directora de películas porno y autora del libro “Porno para mujeres”, desmintiendo algunos trucos de la industria que son falsos:

- Las mujeres tienen intimidad siempre en tacones.
- Hombres y mujeres alcanzan el orgasmo juntos
- El oral siempre sirve para pagar una multa de tránsito
- Todas las mujeres gritan como loca cuando tienen relaciones sexuales
- Todos los hombres padecen de eyaculación retardada
- El tamaño del pene excede los 22 cm
- Todas las mujeres tienen los senos grandes, bonitos y sin estrías
- El fisting es indoloro y libre de problemas de salud
- Es recomendable, al tiempo de practicar un anal, hacer vaginal u oral.

Muchos dicen: “El sexo vende más que la cultura” y la verdad es que quienes se consideran amantes al placer, buscarán siempre reinventarse, recrear e innovar su arte sexual, pues no reconocer el autor de una obra no estropearía el ego, como el ser señalado como “malacama”. Por ello, la industria de la pornografía ha sabido calarse en los estándares de gustos y variedades sexuales a nivel mundial.

Sin la menor duda, cada cual consigue el placer a su forma y ceñir la libertad no es un asunto que a la sexología le concierna. Por tanto, cualquier práctica, mientras no sea considerada un trastorno y no dañe a otros, es plenamente aplaudible si la gratificación personal es sana y exquisita.

No olviden enviarme sus comentarios a sexo@resumendenoticias.com.ve y seguirnos en nuestra canal en Telegram t.me/Espaciointimo_rdn

¡Divino y feliz viernes!

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario