Viaje Bueno - Nro.126


MARACAIBO SABE BIEN

Si alguna vez han sentido la necesidad de ver un lado venezolanísimo deben irse a Maracaibo. Sólo Dios sabe lo regionalistas y nacionalistas que son. Los aplaudo siempre de pie porque cuando se quiere mucho un lugar y se lleva tatuado en la piel, se puede gritar sin temor porque estamos seguros de los que decimos. Así son los zulianos y en este caso los marabinos, adoran su tierra y lo gritan sin la más mínima de las vergüenzas. Eso es tricolor puro.

Maracaibo es super limpia, super ordenada y super colorida. Claro, todo esto mezclado con un vapor imposible que sale del centro del mundo para hacer sudar al más holandés. Pero hoy hablaremos de donde se come rico en Maracaibo. El calor ya lo conocemos.

Primero deben saber que en Maracaibo hay un montón de restaurantes que no los van a decepcionar, pero para esta negrita, la comida buena, bonita y barata está en las calles. Esos son los mejores platos, además de venir acompañados de cuentos y anécdotas que valen la pena escucharlas en el mejor acento zuliano. Será una velada divertida y con muchas cosas sabrosas que recordar. Arrancamos con Chops. Una cadena de comida zuliana rápida que ha crecido bastante y que necesariamente hay que conocer. Tequeños de maíz y los clásicos son las más vendidos, los patacones PERFECTOS y la platiburger que no es más que una hamburguesa pero entre dos patacones. ES LA GLORIA.

En la 72 conseguirán las arepas “tumba ranchos”. Viajeros, estas arepas no son las acostumbradas. Estás tienen una masa a base de huevo, harina pan y mortadela, para sumar creatividad las meten en mucho aceite caliente.  No conformes con todo ese montón de ingredientes las rellenan de lo que se les ocurra.  Son una locura de arepas.

Ir a Maracaibo es obligarse a probar el “mojito en coco”. Plato pa’ bueno. Es pescado con aliños, onoto y leche de coco. Queda primoroso y ni siquiera imaginan la explosión de sabores que sentirán al comerlo.

Para los dulceros los cepillados son la primera opción. En casi todas las esquinas hay carritos. Todos son deliciosos y lo importante, todos son refrescantes. Y es lo que importa. El calor de esa ciudad es de Marte.

Y para terminar en la calle 71 tendrán un negocio pequeño para probar todos los dulces de la región y del país. Se llama Los Dulces de Rafaela y siempre serán mi recomendación para cerrar una tarde en Maracaibo.

Viajeros, no pierdan la oportunidad de disfrutar lo bonita que tienen los marabinos su ciudad. Recuerden dejar cada calle con nombre de número mejor de como la consiguieron, todos los maracuchos se lo van a agradecer.

Viaje bueno.

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario