Espacio Íntimo - Nro.03


LOS DERECHOS SEXUALES

Cuando el placer sexual se asume como parte de la vida, nos acercamos cada vez más a reconocernos como seres sexuales y como tal así vivirlo.

En esto, tanto mujeres como hombres, tenemos derechos sexuales sin excepción, en aras de una integridad y satisfacción propia y en pareja que permite un alcance sexual pleno. 

De acuerdo a la Carta de Derechos Sexuales: una declaración de
IPPF, Los derechos sexuales son un componente de los derechos humanos en evolución, relacionados con la sexualidad, que contribuyen a la libertad, igualdad y dignidad de todas las personas.

Algunos de estos derechos son:

1. Derecho al placer sexual: Implica disfrutar del ejercicio de tu sexualidad, desde cualquier práctica que permita espacios a la intimidad y el disfrute sexual a solas o en compañía.

2. Derecho a la privacidad y libertad sexual: Libertad sobre los comportamientos sexuales (fetiches, fantasías u otras prácticas que generen placer, respetando los derechos ajenos). Además tienes derecho a un espacio para la privacidad y el respeto de la vida íntima.

3. Derecho a la equidad sexual: Todos los seres sexuales deben tener la misma posibilidad de placer y goce sexual, sin discriminación por orientación sexual, raza, roles, género. 

4. Derecho a la seguridad de nuestro cuerpo: Control de la integridad: libre de tortura, violencia y vulnerabilidad a la salud sexual. El uso de preservativos y pruebas de salud sexual, no deben considerarse una ofensa. 

5. Derecho a la expresión sexual emocional: Dar a conocer los gustos, emociones y deseos siempre será una necesidad en la relación. No temas expresarte, de cuánto te comuniques, dependerá tu intimidad. 

6. Derecho a la libre asociación sexual:Significa la posibilidad de casarse, divorciarse o convivir y establecer otros tipos de asociaciones sexuales, en virtud de la búsqueda de una sexualidad plena. 

Recuerda que aunque eres libre de decir 'no quiero', 'no me gusta', 'hoy no', evita hacer de tus derechos un camino a la infelicidad sexual, porque luego habrá sido únicamente tu decisión.

Si por el contrario, deseas arriesgarte a vivir nuevas experiencias como parte de tus derechos, no olvides pensar también en tu pareja, recuerda que todo cuanto sea obligado, no puede ser disfrutado.

Finalmente tu cuerpo y tus emociones significan la valiosa pertenencia que posees y que dado el momento, solo tú decides con quién, cuándo y de qué manera compartirlos. ¡Una vida sexual plena depende de ti!

Puedes dejarnos tus comentarios por el correo: sexo@resumendenoticias.com.ve o seguirnos en Instagram: @EspacioInitimo_RDN.

¡Feliz fin de semana!

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario