Domingo | 03/04/2016


Leer más!

Nacimiento | 03ABR



Leer más!

Viaje Bueno - Nro.102


GALIPAN: TAN BONITICO COMO SU NOMBRE

Cuando estuvimos creando el artículo n°100 ustedes me enviaron sugerencias infinitas, por lo que tuve que volver a recorrer destinos que no conocía y otros que han cambiado bastante con el tiempo y la situación. Galipán fue uno de ellos.

Ver la evolución que ha tenido este pueblito ubicado mágicamente en el Cerro El Ávila es admirable. Arrancaron con la producción de frutas, vegetales y plantas hermosas, para convertirse en un sitio turístico fijo de los caraqueños, venezolanos o extranjeros que estén en Caracas. Ahora ofrecen hospedaje, gastronomía, paseos y más. El Ávila guarda muchísimos secretos y Galipán es uno de los mejores.

La vibra del pueblo es estupenda. La gente que habita Galipán aprendió que el turismo es una de las actividades económicas más rentable que tenemos y supieron sacar provecho de muchos de sus encantos.

Llegar al pueblo es interesante si no tienen carro 4X4. Tienen dos opciones: hacer la cola para subir en teleférico es la primera. Es encantador porque la vista de la Gran Caracas es inquebrantablemente silenciosa y perfecta. Parece pintada a mano. Si van en temporada baja no morirán secos por el sol en la cola larguísima que se forma. Al llegar a la estación pueden bajar a pie o tomar otro jeep para llegar a Galipán. La otra opción es pagar los carros que se organizaron a las afueras de la estación del teleférico. Suben grupos de máximo 10 personas y al mejor estilo del rustiqueo se gozan la montaña y su rural carretera. El paseo es rapidito, como de 20 minutos.

En Galipán pueden adquirir artesanía en sus caminos, hay variedad y los precios son buenísimos.

La comida es otra cosa. Es alucinante. Los olores y sabores los mantendrá alerta todo el recorrido. Les recomiendo Galipán Grill. Pasando la parada de los caballos (que debo decir que algunos animales están en mal estado y le sacan la chicha dando paseos sin importar nada). Pero volviendo al restaurante, caminan como 5 minutos y llegan a Galipán Grill. Es bello desde lejos y de cerca es precioso. Ponen buena música, tienen un vino artesanal exquisito, los platos son de lujo y tienen wi fi. Todo cuadra. Todo es bello. Todo vale la pena. Y la atención es impecable.

No dejen de comprar flores, eucaliptos o alguna matica de las que venden en Galipán. El chocolate caliente de cualquiera de los puestos también merece atención. No lo olviden.

Recuerden dejar todo este pueblo gigante de fe y trabajo mejor de cómo lo encontraron, Pacheco se los va a agradecer.

Viaje bueno.


Nota: aunque hace sol y a veces calor, el frío siempre termina llegando. No importa la hora. 

Leer más!

Todos los Lunes



Leer más!