Sábado | 13/02/2016


Leer más!

Efemérides | 13FEB

Leer más!

Nacimiento | 13FEB

Leer más!

Fallecimiento | 13FEB





Leer más!

Adrenalina Activa - Nro.23


TRAVESÍA POR LA SIERRA NEVADA

En esta primera columna del año de Adrenalina Activa, los llevaré a las montañas más altas de Venezuela, nuestra Sierra Nevada.

Todos los años, me gusta conocer algún destino de mi país. En diciembre del 2014 intenté con unos amigos coronar el Pico Bolívar, pero no se pudo, factores de la alta montaña que no podemos controlar. Pero el pasado diciembre, busqué revancha en esas montañas, con un aditivio adicional, que esta vez la meta sería coronar los picos Bolívar y Humboldt en un mismo tour, y así lo hicimos.

Nuestra aventura arranca el pasado 19 de diciembre en la ciudad de Mérida junto a 4 buenos amigos entre ellos Peter Espinel fundador y director de Café Naiguatá y Café Sierra Nevada. Ese día llegamos por tierra a la ciudad de los caballeros donde pasamos la noche para encontrarnos al día siguiente, ya 20 de diciembre, en la plaza Las Heroínas con Giovanni Di Nuzzo y Manuel Dugarte Dugarte dos de los baquianos y guías más experimentados del estado Mérida. Desde Las Heroínas, plaza muy conocida por estar al lado del Sistema Teleférico Mukumbarí, agarramos rústico hasta el famoso pueblo de Los Nevados, perteneciente a los pueblos de sur del estado Mérida.

Desde los Nevados, ubicado más o menos a 2600 m.s.n.m. es donde se comienza la caminata para coronar tan ansiadas montañas. Decidimos pasar par de días en este pueblo para aclimatarnos a la altura y las condiciones de frío. El día 21 de diciembre, desayunamos y emprendimos una buena caminata conociendo a campesinos y pequeñas casas cercanas a los Nevados donde llegamos a estar muy cerca de los 3000 m.s.n.m. Este tipo de caminatas de aclimatación se recomiendan para ir un poco más seguros y adaptados en cuanto a clima y altitud. El cuerpo cuando pasa los 3 mil metros de altura no se comporta de la misma manera a como estamos acostumbrados. Pasamos el día conociendo y maravillados con todo lo que nos rodeaba, volvimos a la posada, cenamos y dejamos todo listo para ahora sí el 22, empezar con lo duro.

22 de diciembre: Es un día de caminata donde sales de Los Nevados a 2600 m.s.n.m y llegas hasta el Páramo de Moya, primer punto de acampada, ya a una altura aproximada de 4300 m.s.n.m. así que el desnivel es considerable y lo empiezas a notar en el cuerpo. Es un día relativamente suave, porque nos ayudamos con mulas que transportaban nuestros morrales. Este primer día de caminata si la montaña lo permite, podrás disfrutar de los picos León y Toro en primer plano, y luego al pasar el Alto de la Cruz, podrás ver muy de cerca la cara norte del Pico Bolívar.

23 de diciembre: Despertamos en lo que fue nuestro primer campamento de avanzada alrededor de las 6:30 am, desayunamos muy bien recogimos carpa y emprendimos nuestro segundo día de caminata. Día duro, porque estás caminando ya con tu morral de por lo menos 20 kg en la espalda y siempre por encima de los 4 mil metros. Este día de caminata se hace atravesando la Cresta del Gallo de la Sierra Nevada, pequeñas bajadas y subidas simulando una cresta hasta llegar al cañón de Pico Espejo, una subida dura que te dejará sin aliento, pero muy cerca ya del punto donde nos tocaría pasar la noche. Al terminar esa subida, estábamos a tan sólo 1 hora de Albornoz, punto donde deben armarse los campamentos bases para hacer cumbre en el Bolívar. Llegamos cansados, pero ya con la montaña más alta de nuestro país bien cerca y detrás de nosotros esperando ser coronada.

24 de diciembre: Despertamos a las 5 am, nerviosos, ansiosos, con mucho frío y una mezcla de sensaciones distintas en cada uno de los que estábamos en el tour. Desayunamos muy bien para agarrar las fuerzas necesarias, nos pusimos los equipos (arnés, casco) y emprendimos nuestro ascenso al Pico Bolívar por su famosa ruta Weiss. Fue un ascenso tranquilo y relajado, con una vista que sólo la Sierra Nevada en verano te regala. Es impresionante verse ahí por encima de todo cada vez que subes más y más. El agotamiento y la altura pasan a segundo plano, porque sabes que cada paso que das te pone coloca más cerca de la cumbre. Y así estuvimos por alrededor de 4 horas, escalando, subiendo, respirando, observando. Apoyados y animados siempre por nuestros dos guías en todo lo concerniente en el manejo de cuerdas, llegamos al punto más alto de nuestro país.

A 5007 m.s.n.m un 24 de diciembre de 2015, me encontré frente a frente con ese busto de Simón Bolívar nuestro Libertador. Es mágico, es reconfortante es algo que se tiene que vivir.

Disfrútenlo a través de un video que hice para ustedes.




Leer más!

Todos los Domingos


Leer más!