Los Cuentos de Encarnación - Nro.93


UNA CARTA

Comenzaron las clases, desde ayer uniformes y morrales de todos los colores y tamaños comenzaron a llenar las paradas de buses, el metro y los automóviles de los venezolanos. Un panorama hermoso en verdad.

Pero, las semanas pasadas, cuando ya se habían agotado los planes vacacionales (y el dinero de papá y mamá) o cuando las abuelas dijeron: “Está bueno ya, necesito descansar”; tocó llevarse a los muchachos para los trabajos, por lo menos un par de días. Y fue así como conocí a una hermosa niña, hija de una compañera, a quien descubrí escribiendo una carta…

- ¿Y a quién le escribes si todavía falta mucho para que venga el niño Jesús?
- A mi papá y a mi hermano
- Pero ¿no los ves todos los días en casa? (me asusté un momento porque la verdad no sabía si mi compañera estaba separada o no y habría cometido una imprudencia).
- Sí, pero es que esta semana están de cumpleaños, mi papá cumple mañana y mi hermano el jueves.
- Entiendo…

Me puse a pensar cuándo fue la última vez que le di escribí una carta, o siquiera una tarjeta, a algún familiar… Sonaron grillos en mi cabeza.

Más tarde la escuché buscando todo tipo de materiales para la decoración de los sobres donde iban las respectivas cartas, toda una tarde 100% dedicada a crear un detalle que expresara el cariño y la alegría que sentía por la vida de su papá y hermano.

Yo no soy buena con las manualidades, pero creo que sí soy buena escribiendo; quizá, en vez de preocuparme tanto por un “regalo”, por el sólo compromiso de regalar, para los próximos cumpleaños, debería ir pensando  más bien en qué quiero expresar y, si logro comprar algo, mínimo acompañarlo con un cartoncito que diga lo que siento por esa persona.

¿Ustedes qué creen? Cuéntenme a través de vida@resumendenoticias.com.ve o por @LosCuentosdeE

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario