Los Cuentos de Encarnación - Nro.89


GRIPE MALA, MALA, MALA; PERO BUENA, BUENA, BUENA

Tener gripe es horrible.

La congestión, la moqueadera, la tos, la flema, los estornudos, el malestar general, el casancio... No no no no... Realmente odio tener gripe. Y ¿adivinen qué? Tengo gripe.

Ya van varios días. Lo que comenzó con un dolorcito en la garganta hace un par de semanas se ha transformado en un pestón de proporciones épicas que ya no soporto; tengo la nariz como una fuente y cuando estornudo parece que tiembla la tierra.

Pero, como yo siempre le veo el lado positivo a todo (o trato), le he descubierto algo bueno a esta cosa que se apoderó de mi: la gente. Pues sí, la gente me escucha medio ronca y me pregunta (esta parte es medio fastidiosa porque es un poco obvio el asunto): "¿Tienes gripe?". Después de la igualmente obvia respuesta, suele desencadenarse una conversa llena de sabiduría popular. Desde los remedios más tradicionales, hasta las curas más descabelladas me han recetado.

Debo decir que de las que más me ha gustado y no he podido poner en práctica es el ron con limón y el baño el mar.

El asunto es que te das cuenta, primero, que a la gente le importas, y luego que todos tenemos algo para compartir. ¿Eso es bueno, no?

Los espero en el próximo cuento; no olviden escribirme los suyos a través de vida@resumendenoticias.com.ve.

Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario