Miércoles | 02/09/2015


Leer más!

Nacimiento | 02SEP





Leer más!

Fallecimiento | 02SEP




Leer más!

Cultura Púrpura - Nro.54


COCINA CRIOLLA: EL DOMINGUERO

La confluencia de diferentes culturas en el continente americano, desde Canadá hasta la Argentina, ha influenciado todos los aspectos culturales que nos identifican como propios de un país. En el caso venezolano, las costumbres indígenas siempre presente, la africana y la española, hicieron su unión –hoy perfecta-, para ofrecernos bailes hermosos, ritmos musicales diversos, mixtura de colores en la piel y una comida bien sabrosa.

Cada plato tiene un toque especial. Cada salsa, cada especia, cada pedacito de queso criollo nos aporta una inyección de historia que apreciamos desde el paladar y va directo a quedarse en ese corazón de tres colores, con estrellas y escudo. Esos olores nos invitan al hogar, a la casita, a la familia y los recuerdos.

Es por eso que vamos a comenzar hoy con una serie de artículos sobre la comida venezolana, desde la caraqueña hasta la maracucha. Vamos a hacer un exquisito paseo por nuestras tierras y echarles el cuento de nuestros platos favoritos y, por supuesto, darles la receta.

La comida habla mucho de un país. Yo particularmente cuando viajo, pregunto cuál es el plato típico de la región y procedo a la respectiva degustación.

Hoy comenzaremos hablando del asado negro, el rey de los domingos caraqueños y de más allá.

“¡Se quemó la carne!”
Autores difieren en la fecha de nacimiento de este plato; algunos afirman que fue en la época de la colonia, otros dicen que el asado negro es un plato contemporáneo, producto de la influencia francesa en la cocina mundial.

La versión más famosa va por la primera opción, refiriendo a la quema accidental de un buen corte magro de carne, en el fogón de alguna casa colonial. El resultado de ese desastre, que incluyó hasta las salsas que lo acompañaban, fue un rico platillo que hoy resguarda en cada hogar una receta “secreta”, pero el resultado debe tener tres características primordiales: la dulzura, el color y la presentación.

Es bien conocido que la población venezolana es carnívora por excelencia. Aunque siempre costosa y de difícil acceso, aún en los tiempos más difíciles se sacan los realitos para comprar un “muchacho redondo” y cocinarlo todo un día para un momento especial.

Cuando comencé a vivir en pareja, pues antes vivía sola y nunca me atreví a prepararlo, hice mi primer asado y me quedó divino, así que hágalo. Aquí les dejo una receta tomada de la página “Cocina y Vino”. Espero les quede rico, rico.

Ingredientes
1 muchacho redondo (redondo o cuadrado de res)
1 taza de aceite vegetal
2 tazas de papelón rallado
1 pimentón rojo
6 dientes de ajo
1 kilo de tomates bien rojos
1 cebolla
4 ajíes dulces
1 botella de vino tinto de cocina
4 cucharaditas de sal y una de pimienta negra

Preparación
Se machacan los ajos, se le agregan dos cucharadas de aceite, sal y pimienta, con esto untar el muchacho, dejarlo en una bandeja con vino tinto. Esperar hasta el día siguiente.

Calentar en aceite en una olla grande. Agregar el papelón y esperar se diluya y forme un caramelo, se coloca la pieza de carne y se dora muy bien, que se queme un poco el exterior. Aparte dore la cebolla, los ajíes y el pimentón cortados en trozos medianos, al dorar llevar a licuadora junto a los tomates.

Verter en la olla, donde está la carne, la salsa de tomates y el vino sobrante de la marinada. Dejar al fuego durante 30 minutos. En medio de la cocción, sacar el muchacho, cortarlo en delgadas rodajas y dejar nuevamente cocinando en su salsa, tapar y apagar el fuego.

Se puede servir con arroz blanco o un puré de papas, con la ensalada de su preferencia. 

Leer más!

Todos los Jueves


Leer más!