Viernes | 15/05/2015


Leer más!

Efemérides | 15MAY



Leer más!

Fallecimiento | 15MAY


Leer más!

Odisea Tecnológica - Nro.29


PISANDO EL ACELERADOR DEL TELÉFONO

Como dice el dicho, toda escoba nueva barre bien. Y esta frase pudiésemos decir que aplica para (casi) todo en la vida. Pero para no entrar en detalles, en el mundo tecnológico esta es una realidad innegable. Más allá de la obsolescencia programada, los teléfonos "inteligentes" a medida que les vamos dando uso empiezan a tropezar en su desempeño. Estos tropiezos suelen estar asociados al nivel de exigencia que pongamos sobre nuestro equipo. En la medida en que seamos más "heavy users" (usuarios pesados), el rendimiento se podrá ver más comprometido. Pero muchas veces, el que no es usuario pesado, sin saberlo, está cargando el móvil de funciones y aplicaciones que comprometen el funcionamiento.

¿Quién no ha dicho "el teléfono está lento"? Bueno, es en esos momentos donde debemos hacer un mantenimiento activo y preventivo para que nuestro equipo responda a nivel óptimo como a todos nos gusta. Y hay que hacerlo básicamente porque, a pesar de que nuestro teléfono pueda ser muy inteligente, no hace este trabajo solo. El dispositivo no detecta cuando la memoria RAM está a punto de colapsar, no es capaz de decirte que tienes muchas aplicaciones tragándose los datos en segundo plano o que hay un función prendida que está moliendo a golpes tu batería.

En esta Odisea Tecnológica les quiero dar algunos tips para mantener su equipo a tiro para todas sus exigencias y recomendarles algunas aplicaciones que nos prestan ayuda en estas tareas

Vigilancia permanente

No les puedo negar que dejar muchas de las funciones más atractivas del equipo son toda una tentación. Dejar que el GPS nos etiquete nuestros tuits o post en Instagram, que el wifi se conecte inmediatamente llegamos a nuestro hogar o donde tengamos redes guardas o que nuestro celular se vincule vía bluetooth con nuestro equipo de sonido para reproducir la música; sí, todo eso es una maravilla. Pero pone al teléfono a trabajar doble marcha y a consumir tanto datos, como memoria RAM y, por supuesto, batería.

La primera recomendación es que este tipo de funciones se enciendan estrictamente cuando vayan a usarse. Algunos teléfonos por ejemplo, tienen la posibilidad de que el wifi se active automáticamente cuando detecta que hay redes cercanas que ya están guardadas. En el momento que uno se aleja, se desactiva. La misma recomendación va para el GPS, el bluetooth, el NFC y afines. Algunas de ellas no consumen en segundo plano per se, pero entonces algunas aplicaciones aprovechan estas funciones y empiezan a darle "rosca" al teléfono.

Aplicaciones voraces

Este es casi un algoritmo básico para estas tecnologías: si tienes smartphone, tienes redes sociales. Y si tienes redes sociales, tienes smartphone. Pues hay una verdad incómoda: Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, Tumblr, Google+ y otras redes de este tipo están permanentemente consumiendo datos en segundo plano. Aquí no hay muchas opciones, ni para ustedes ni para mí. Ciertamente la comodidad es que uno presione el ícono de nuestra red, accede y revisa lo que quiere revisar y no tener que estar marcando claves cada vez que ingresa. De estas aplicaciones, Snapchat y Facebook son de las más agresivas en el consumo.

Básicamente, en la medida que tengan más aplicaciones instaladas, más redes sociales, más correos electrónicos, el desempeño del equipo se verá comprometido. ¿Qué hacer? Yo en estrictos casos de emergencia cierro sesión en estas aplicaciones, es decir, cuando se está agotando la pila y no estoy pronto a conectarme a un cargador (de viaje, por ejemplo). De resto, lo importante es administrarnos e instalar y usar lo que verdaderamente vamos a darle uso. Sí eres un adicto a las redes sociales y les das alto tráfico, pues imagino que ya estás preparado.

Aplicaciones para el auxilio

Hay aplicaciones que se dedican a vigilar a las otras por nosotros. A detectar cuándo hay picos de consumo o cuándo se acumulan archivos innecesarios. Estas aplicaciones monitorean permanentemente el consumo de datos, la temperatura del teléfono, el consumo de memoria de almacenamiento y muchos otros parámetros, dependiento de la aplicación.

Si investigan por la red, encontrarán a unos cuantos analistas que reniegan de estas apps: que mienten, que no mejoran el desempeño y un largo etcétera. Yo utilizo una de las que les voy a mencionar y ciertamente no hace milagros, pero me ha ayudado a mantener a raya mi teléfono para que me responda tal como yo lo necesito.

Para Android: Clean Master, Easy Task Killer, Autokiller memory optimizer, Smart Ram Booster, Advanced Task Killer, Ram Booster y Memory Booster.

Para iOS: CCleaner, Checker, Tuning utilities, Tuneup7 y Speicher-doktor.

¿Cuál recomiendo? Si se fijan bien, todas tienen nombres más o menos similares y, a decir verdad, tienen funciones más o menos similares. Yo en particular uso Clean Master y me ha ido bien. Sin embargo, con las aplicaciones pasa también como con los vinos: la mejor aplicación es la que mejor se adapte a nuestros gustos y nuestras necesidades. Instalen, pongan a prueba y decidan.

De cualquier forma, les aseguro que notarán la diferencia una vez que entiendan qué es lo que deben administrar en cuánto a las funciones de su propio celular. Nos vemos en la próxima Odisea Tecnológica.

LO MÁS TECNOVEDOSO DE LA SEMANA:


Leer más!

Turismo | Viaje Bueno


Leer más!