Domingo | 14/12/2014


Leer más!

Nacimiento | 14DIC




Leer más!

Fallecimiento | 14DIC



Leer más!

Viaje Bueno - Nro.58


UN JARDÍN MÁGICO

Caracas en su diversidad de paisajes nos regala emociones y sentimientos varios con cada lugar. No es extraño para el caraqueño estar en una zona caliente y pasar al frío en cuestión de minutos, eso es lo que tiene de especial la Capital. Tiene de todo y un poquito más.

Dentro de la Gran Caracas no existe ser que no diga o no se queje de todo el escándalo, tráfico o angustia que genera caminar en sus calles. Sin embargo creo que es cuestión de gustos y colores. Por eso, hoy los sacaré de todo el bullicio y nos vamos a los Jardines Topotepuy un paraíso verde, verde, verde, que la eterna Kathleen Phelps y su esposo William H. Phelps, le heredaron a Venezuela. 

Kathy y William compraron unas buena porción de tierra en el Cerro El Volcán con la idea clara de tener una casa de fin de semana. Con el pasar del tiempo, como buenos exploradores y amantes de la naturaleza, lo que empezó como un lugar de escape se convirtió, sin querer queriendo, en un jardín perfecto para la ornitología, el conservacionismo y la jardinería. Todas estas pasiones unían a la pareja de aventureros que se instalaron en nuestro país solo para hacer cosas trascendentales. 

Bueno, la cosa es que gracias a ellos Jardines Topotepuy existe y sigue teniendo el mismo propósito que al principio, conservar y educar a través de la visión ecológica. 

Se paga entrada pero vale la pena. Si les gusta el silencio, las plantas y los colibríes este es el sitio y como un bono extra la vista de Caracas no juega carritos. Jardines Topotepuy es ideal para eventos sociales pero también para sentarse a leer un buen libro. A veces (sábados por la tarde) esta cerrado por fiestas privadas pero no es siempre. 

Hablemos de qué hay y que se hace aquí. Tiene varios senderos por los que los guías les llevarán y contarán su objetivo. Cada sendero posee un jardín o paradero importante para la formación de la conciencia ecológica, ese vínculo perfecto que tenemos con la naturaleza. El jardín Zen es impresionante, bien creado y preciosamente ubicado. El Conservatorio de Plantas esta destinado a mostrar la megadiversidad a nivel botánico que tenemos en Venezuela. 

Jardines Topotepuy prepara mensualmente talleres para que las personas comunes y silvestres podamos entrar en el mundo de la jardinería, bonsai, paisajismo, entre otros. También abren talleres de cocina y pintura para niños. Las jornadas de yoga son constantes así que pueden investigar un poco más visitando su página web Topotepuy.com.

Observar aves, una de las cosas que Kathy amaba hacer, es para Jardines Topotepuy el pan nuestro de cada día. Muchos pájaros vienen a reposar, comer o cantar en estos árboles. Los colibríes son habitantes fijos, están por todos lados y toman agua dulcita de los bebederos especiales para ellos. Es fascinante mirarlos.

Ya les conté lo que me gusta de este mágico lugar. Ahora quedo esperando su punto de vista.

Me despido diciendo que me quedé corta, porque Jardines Topotepuy es mucho con demasiado. Merecen darse el gusto de respirar el aire que sopla aquí.

Por favor, recuerden dejar cada jardín mejor de como lo encontraron, las aves se lo van a agradecer.

Viaje bueno.

Nota: gracias por tanto, Kathy. Siempre lista.

Leer más!

RDN | Semana Aniversario


Leer más!