Viernes | 12/12/2014


Leer más!

Nacimiento | 12DIC


Leer más!

Fallecimiento | 12DIC


Leer más!

Odisea Tecnológica - Nro.16


NIÑO JESÚS TECNOLÓGICO

Mi esposa dice que soy un grinch, y aunque pudiese ser medianamente cierto, he decidido hablar sobre la Navidad en esta Odisea Tecnológica. Y para todos ustedes que son padres y sus hijos son pequeños aún, saben que una de las solicitudes más populares al Niño Jesús es algún regalo relacionado con la tecnología: una consola de videojuegos, un videojuego en particular, un teléfono inteligente o también una tableta.

Seguramente a estas alturas muchos de ustedes ya habrán comprado este regalo, pero para quienes no lo han hecho aún quisiera ofrecerles una pequeña guía, particularmente para comprar una tablet para sus chamos. Primero que nada, no entremos en muchos detalles sobre la situación económica o sobre la situación de los anaqueles en el país. El que le va a comprar una tableta a su hijo dispone de presupuesto suficiente o, en su defecto, de dólares en su cupo electrónico para hacer la compra en el exterior.

Entonces, ¿cuáles son los factores a considerar a la hora de la adquisición? Si hacen una investigación rápida por la red, se darán cuenta que desde hace unos años las tabletas para niños son todo un boom dentro del sector. La rapidez con la que estos dispositivos (junto a los celulares) se han hecho tan populares hace que los niños, que aprenden y absorben todo rápidamente, centren su atención en ellos.

Las empresas fabricantes no han tardado en ver esto y han inundado el mercado con una diversa oferta de tablets para niños. La pregunta es, ¿cuál es la mejor? Lo primero que les diré es lo siguiente: cualquier tableta puede ser una tableta para sus hijos. A las tabletas Android (que son prácticamente la mayoría del mercado) se les puede descargar aplicaciones de control parental, los juegos y libros interactivos que deseen y finalmente comprar una funda del gusto de sus pequeños. Ahora bien, es cierto que existen estas tabletas infantiles que ya tienen todo este trabajo hecho. Algunas hasta son temáticas, por supuesto, con el objetivo de captar rápidamente la atención sobre los gustos de los niños. En este sentido Hello Kitty, Frozen, Monster High o Violetta son algunos de los temas predilectos.

Entonces, nos dirigimos a la tienda (física o electrónica) para comprar la tablet, ¿en qué nos fijamos? La gente que no es entusiasta de la tecnología generalmente busca el nombre y marca popular seguida del número más alto (Galaxy Tab Note 3, Ipad 3, por ejemplo). Pero aquí debemos detenernos un momento para ver las especificaciones, pues ya que vamos a hacer esta inversión es importante que los chamos tengan en sus manos un dispositivo de calidad y duradero:

     Procesador: El procesador es el cerebro del aparato. Los dispositivos más económicos tienen procesadores sencillos, pero los que ofrecen mejores resultados son los dual-core o quad-core, es decir, que tienen 2 o 4 “cerebros” respectivamente. Esto permite un mejor procesamiento de datos. Recomendado entonces procesadores dual-core o quad-core de 1,2 Ghz en adelante.

    Memoria RAM: A un buen procesador le sigue una buena capacidad de memoria RAM. Esta es la que almacena los datos temporales para que las aplicaciones que estén activas funcionen. Es decir, que a mayor memoria RAM, más fluidez tendrán las tareas que ejecute la tablet. Para dispositivos móviles lo recomendable es 1 Gb (si es más, por supuesto, mejor).

•     Almacenamiento expandible: Cualquier vendedor les va a hablar sobre la capacidad de almacenamiento del aparato. Los más populares tienen 4 u 8 Gb de memoria interna, los de más alta gama pueden llegar a 32 Gb. Ahora bien, la pregunta que usted debe hacer es ¿tiene ranura para tarjeta de memoria? Si le dicen que no, descarte inmediatamente. Con esta ranura usted inserta una tarjeta SD de 8, 16 o 32 Gb y le permite almacenar más fotos, música y otros archivos.

    Sensibilidad sí, resolución no tanto: Debemos buscar una pantalla capacitiva multitáctil, estas tienen mayor sensibilidad y permite varios puntos de interacción, ideal para los juegos y aplicaciones para niños. Hoy en día es difícil encontrar pantallas del otro tipo (resistivas), pero ciertamente los dispositivos más económicos equipan este tipo de pantalla. Con respecto a la resolución lo ideal es estar sobre los 1024x600, sin embargo, para el uso que recibirán, les aseguro que una resolución 800x600 será difícilmente percibida por el ojo.

Ahora el último punto, y el que es realmente primordial si el Niño Jesús va a traer una tableta para los vástagos: el uso y la supervisión. En primer lugar, las tabletas son computadoras y no juguetes, ni más ni menos. Si usted va a comprar una computadora para usted, ¿iría a una tienda de computadoras o a una juguetería? Por tanto, más allá del control parental (códigos de acceso, limitación de navegación en Internet, apagado cronometrado) es importante que guiemos a los chamos sobre el uso de sus tablets y las potencialidades que ofrecen.

Muchas de estos dispositivos infantiles vienen con una funda plástica gruesa para su protección. Pero, las tabletas, ultra delgadas como suelen ser, si reciben un golpe muy fuerte pueden dañarse o romperse. Lo más recomendable es que su hijo sea mayor de 5 años para hacerse responsable de un equipo de estos, sin olvidar por supuesto, que finalmente es el adulto el que debe supervisar este dispositivo en casa y fuera de ella. Aquí les dejo dos enlaces con algunas tabletas recomendadas.



Y, finalmente, es común en la calle (y en casa de amigos también) ver cómo hay padres que recurren a estos aparatos para “calmar” o “distraer” a sus hijos, quienes finalmente terminan retraídos en el mundo virtual y no quieren interactuar con nadie, especialmente con otros niños. No es de extrañar, muchos adultos también cedemos a esta tentación de vez en cuando (algunos siempre). Pero, aprovechando esta época navideña, no olvidemos regalarles a nuestros chamos el valor de jugar también al aire libre, de correr, de esconderse, de brincar, de patear o batear una pelota o de mecerse en un columpio. De jugar con otros niños y hacer amiguitos “de verdad”. Cuando sean adultos nos lo agradecerán. Hasta la próxima Odisea Tecnológica.

Leer más!

RDN | Semana Aniversario


Leer más!