Martes | 18/11/2014


Leer más!

Efemérides | 18NOV


Leer más!

Nacimiento | 18NOV



Leer más!

Fallecimiento | 18NOV



Leer más!

Fundación | La Victoria


Leer más!

RDN Verde | Vida


Leer más!

RDN Vida - Nro.27


LA NAVIDAD DE MARÍA

No, este cuento no se trata de María la mamá del Niño Jesús; es sobre otra María, una venezolana que, como muchas, vive en un barrio de la ciudad y la recordé en estos días porque ya comencé a ver decoraciones navideñas por todos lados y me revienta que, de una tradición tan bonita y que significa tanta cosa buena, hagamos una fiesta (más bien rumba) donde lo que importa es que haya caña, comida y lucecitas.

María es una madre soltera que ha sacado adelante a sus muchachos trabajando de lo que consiguiera; pero para mí ella es un ejemplo no sólo por eso, sino porque es una de esas personas que tiene cabida para todo y para todos en su casa y su corazón. Recuerdo que una vez hasta se llevó a un señor moribundo a su casa, lo instaló en su sofá y lo cuidó y acompañó hasta el final de sus días.

Así es María, y sus navidades no son como las nuestras: un diciembre se propuso ofrecer un plato de comida navideña a los indigentes del barrio. Sabía que sola no podría, así que primero lo primero: su familia. Al comentar la idea todos se embarcaron en la faena (son hijos de su madre) y para buscar más gente se fueron a la Iglesia de la comunidad, allí empezaron a esparcir la iniciativa y antes de que se dieran cuenta, María y su familia empezaron una tradición: la comunidad se organiza cada año, guiados por ella y sus muchachos, para preparar un plato navideño para todos los que no tienen cómo disfrutar en Noche Buena.

Así son las navidades de María: el 24 en la noche, en vez de andar "rumbeando" o simplemente compartiendo en casa con los suyos, hace "suyos" a quien consiga en la calle: salían en los carros y camiones de los voluntarios de la comunidad y sencillamente repartían un plato con hallaca, ensalada y pan de jamón a los desamparados. Ha habido años en que han podido ofrecerle más que un plato de comida, pero tratan de que por lo menos eso tengan.

A cambio, sólo reciben la gratitud de una sonrisa y una barriga llena con buena comida hecha con cariño.

¿Ven? Sólo se necesita de una persona, pero una persona que quiera, que no pase de largo, que se ocupe... lo demás va llegando solito.

¿Y tú? ¿Cómo es tu navidad? ¿Cómo la vivirás este año? Escríbeme a vida@resumendenoticias.com.ve.

¡Hasta el próximo cuento!

Leer más!

Cultura Púrpura


Leer más!