Miércoles | 12/11/2014


Leer más!

Efemérides | 12NOV


Leer más!

Nacimiento | 12NOV





Leer más!

RDN Cultura - Nro.24


TÍN MARÍN PARTE II

La semana pasada comencé a hablarles sobre la vida del “Cantor del Pueblo” Alí Primera. Me contaron por allí que una asidua usuaria de RDN lloró con el video de Tín Marín porque no sabía que esa canción estaba dedicada al Grupo Madera, luego del terrible accidente que sufrieron en el río Orinoco. Espero que el fin de este cuento no les haga llorar de nuevo.

Luego de ingresar a la Juventud Comunista de Venezuela, Alí recibe una beca para estudiar Ingeniería en el Instituto de Petróleo de Rumania y pasó 5 años en Europa. Aprendió a hablar otros idiomas, aprendió otras costumbres. Amplía su círculo de amigos pero aún su mente y su espíritu estaban en Venezuela, en su familia. Mantuvo un contacto permanente con sus hermanos, con sus sobrinos y con su madre.

Sin embargo, este tiempo le ayudó también a escribir las canciones de su primer disco de larga duración llamado “Gente de mi Pueblo”, disco que fue vetado por el entonces gobierno de Raúl Leoni. Esto motiva a Alí para crear su propio sello discográfico llamado: “El Cigarrón”.

Se consolida como cantor popular ofreciendo conciertos en universidades europeas, específicamente en países socialistas. Consigue allí su camino en la llamada “canción necesaria”, pero también conoce a su primer amor Tarija Osenius, madre de su hija mayor, María Fernanda. A Chimpi, como la llamaba, le dedica la canción “La piel de mi niña huele a caramelo”.

A pesar de haber conseguido el amor y seguir prestando su voz para cantar sus verdades, la vida en Europa se le fue haciendo cada vez más difícil. Siempre extrañó su país, sus caraotas, sus arepitas peladas. Se regresa a Venezuela en 1973 pero por poco tiempo. Debe volver a Suecia para el nacimiento de su segunda hija, María Angélica, a quién le escribe la canción “Adonde me llevan los pies”.

En 1974 se regresa definitivamente a Venezuela acompañado de sus dos hijas y continúa ofreciendo recitales en escenarios nacionales e internacionales. En 1977 conoce a su segunda pareja, Noelia Pérez y de esa unión nace Jorge, su tercer hijo. Ese mismo año conoce a quien fuera su esposa hasta el final de sus días, Sol Musset y contraen matrimonio en 1978.

Políticamente, Alí Primera fue uno de los fundadores del Movimiento al Socialismo (MAS), pero para ese año decide separarse del partido naranja y se declara independiente. Esto no merma en absoluto su carrera; participó en el Festival de la Canción Política en Cuba y en muchos otros recitales en toda la isla.

En el año 1979 nace su cuarto hijo, Sandino Rafael, a quien le sigue Servando en 1980. Luego nace Florentino en 1982 y Juan Simón en 1984. Todos ellos fueron fruto de su matrimonio con Sol Musset.

En ese entonces ya Alí Primera no pertenecía a Venezuela, ya formaba parte del sentir latinoamericano y sigue participando en festivales en México, el de la Nueva Canción Latinoamericana, acompañado de otros artistas venezolanos como Lilia Vera y el uruguayo Daniel Viglieti. También lo recibe con los brazos abiertos Nicaragua y comparte escenario con Mercedes Sosa y Silvio Rodríguez. 

En 1983 realiza el primer Festival de la Canción Bolivariana, con motivo del bicentenario del nacimiento del Libertador, presentándose junto con otros artistas en Puerto La Cruz, Cumaná, Maracaibo, Barquisimeto y Caracas en el Nuevo Circo. Este mismo año, decide apoyar abiertamente la campaña de José Vicente Rangel, quien pierde frente al expresidente Jaime Lusinchi. Participa activamente en denuncias por el deterioro de la naturaleza.

Grabó 12 discos en su vida. Luego de un largo día de trabajo, regresaba a su casa en la popular zona caraqueña El Valle. Alí Rafael sufre un accidente automovilístico el 16 de febrero de 1985. Se calló la voz del cantor. Su hijo menor acababa de cumplir 3 meses de nacido. Fue un golpe fuerte para sus familiares, sus amigos y su público.

Más allá de su postura política, Primera plasma en cada una de sus canciones diferentes estilos musicales propios de la cultura venezolana como el tamunangue, gaita de tambora, joropo llanero y tambores -“José Leonardo fue sudor de negro y cacao…”- (se me viene a la cabeza todo el coro, esa canción, es muy sabrosa). Además de representar el sentir de una buena parte de la población, llevó a todo el mundo un pedacito de Venezuela.



Hasta el próximo miércoles.

Leer más!

Para Ver


Leer más!

Larga Vida


Leer más!