Martes | 28/10/2014


Leer más!

Efemérides | 28OCT





Leer más!

Nacimiento | 28OCT







Leer más!

Fallecimiento | 28OCT


Leer más!

RDN Verde | Vida


Leer más!

RDN Vida - Nro.24


LO QUE NO QUIERES SER

Todo este cuento es una dedicatoria. Mil disculpas a todos mis lectores, pero sencillamente esta historia es exclusivamente para ellos.

Como muchos saben por mis cuentos anteriores, yo fui algunos años catequista en mi pueblo. Cuando andaba en esas andanzas tuve entre mis alumnos un chico llamado Félix. Era un muchacho excepcional (digo era porque ya debe ser todo un hombrecito): vivaz, inteligente, divertido, creativo... sumamente inquieto y travieso. La verdad es que me la vivía peleando con él.

Yo creo que Félix tenía algunos problemas de atención, entendía todo lo que le decíamos pero lo olvidaba pronto y se dispersaba y aburría con facilidad (aunque no cuando se trataba de la echadera de broma). Intenté hablar con él en varias oportunidades, traté de orientarlo de muchas maneras... pero parecía que todas nuestras conversas se le olvidaban.

Recuerdo que un día, ya agotada de explicarle por qué debía ser mejor estudiante, más atento y de presentarle opciones le dije "si no sabes qué quieres hacer con tu vida y con tu actitud, por lo menos siempre ten claro lo que NO quieres ser". Creo que fue nuestra última conversa antes de que él abandonara la catequesis y yo me fuera del pueblo.

En uno de esos viajes de visita a mi tierra, me acerqué a la iglesia para saludar a los viejos amigos y me quedé para la misa. Al terminar, ya iba saliendo del templo cuando se me acercó un jovencito: "¡Hola Encarna!", me saluda. Supongo que mi cara, como siempre, lo dijo todo, porque continuó "¿No te acuerdas de mi? Soy Félix"... Y casi me voy de bruces.

Este era un muchacho bien plantado, afeitado, tranquilo, como en paz... Nada que ver con aquél muchacho tremendo que costaba que se quedara quieto un rato. Luego de los acostumbrados cuentos, descubrí con alegría que Félix casi era bachiller, que le iba muy bien y que todavía no sabía si iba a intentar entrar la universidad o se ponía a estudiar una carrera técnica para poder trabajar... Me dijo "Por lo menos tengo claro lo que NO quiero ser" y me sonrió.

Félix y yo nos dimos un fuerte abrazo y nos despedimos. No lo he vuelto a ver, pero sé que se ha convertido en un buen hombre, sencillamente lo sé.

Espero eso para todos los jovencitos, tremendos o no, que puedan llegar a leer esta historia: que descubran lo que NO quieren ser y a partir de allí comiencen a escribir su historia, una buena. Y lo anhelo especialmente para mi querido Jota.

¡Hasta el próximo cuento! No dejen de escribirme a vida@resumendenoticias.com.ve.

Leer más!

Cultura Púrpura


Leer más!