Domingo | 05/10/2014


Leer más!

Efemérides 05OCT


Leer más!

Nacimiento | 05OCT



Leer más!

Fallecimiento | 05OCT


Leer más!

RDN Destinos - Nro.49


LAS ANCHURAS DE 
SANTOS LUZARDO

Muchas veces creemos que Venezuela no es mucho. Nos encanta salir del país y conocer otras culturas, otras comidas, otras modas, otra gente. No he viajado por todo el mundo, pero conozco algunos países lindos, aunque ninguno es tan precioso como la tierra que me vio nacer hace 30 años. Ninguno.

Y una de esas bellezas naturales se llama Parque Nacional Santos Luzardo. Son las anchuras más enormes y pulcras que la vida misma nos regala. Apure se deja disfrutar a lo largo y ancho con esta llanura. Santos Luzardo o Cinaruco Capanaparo es excelente para caminar, navegar, explorar y observar.

Antes de irse se tienen que bañar de repelente de mosquitos, una buena gorra o sombrero, zapatos todo terreno (mujeres no usen sandalias por favor), ropa de colores claros, telas frescas y una cámara activa. Si van a acampar en el llano, les dicto: hamaca, mosquitero, carpa (nunca la dejen abierta), brújula, dos pares de zapatos rudos, botiquín de primeros auxilios, saco de dormir y no dejen la cobija porque las noches son frías con gusto. Llegando al sitio avisen a las autoridades cuanto tiempo y cuantas personas acamparan, es necesario porque hay serpientes en la zona y si algo (cancelado y trasmutado de antemano) sucede pueden actuar rápido. Menores de edad con sus padres o con su permiso respectivo. Procuren no llevarse muchacho ajeno sin las normativas que dicta la LOPNA.

Volviendo al Parque Nacional Santos Luzardo les recomiendo el paseo a caballo que hacen los ganaderos, los caminan por todos lados y les cuenta de todo. Cuadren que los lleven a La Macanilla, es la playa de Apure. Sí, la playa.

Hay unos bancos de arena con una importante extensión que cuando vienen las lluvias se riegan y con el río arman una pequeña playita de agua dulce que le refresca el alma a cualquiera. La Macanilla no es la única, hay otra que se llama Santa Josefina. Pero La Macanilla es la más sabrosa.

Si ubican quien los lleve a navegar por los ríos verán a las toninas más bonitas de todas, con sus crías que no les tienen miedo a la gente porque son intocables y están siendo protegidas, anacondas amarillas que reposan en las orillas y son monstruosamente brillantes, los perros de aguas son curiosos y comen todo el día, si logran ver a una pareja dormida verán como lo hacen agarrados de manos (patas) mientras flotan en el agua, es una manera de que la corriente no los separe cuando descansan. Aves hay un montón, los observadores se sienten inspirados porque pasan más de veinte especies de aves migratorias, las garzas y las cigüeñas abundan. Mis favoritos son los venados caramerudo que solo viven aquí, que dicha. Son una lindura, nerviosos y avispados.

Para dormir hay pocas opciones, sin embargo las que valen la pena mantienen el estilo de churuatas, ecológicas e incluyen todas las comidas. Si quieren llevar regalos para la casa las posadas venden tejidos artesanales. Mientras compran podrán observar como los confeccionan. 

Los dueños de haciendas y capataces son buenísimos para contar leyendas o historias de miedo de los fantasmas que vigilan el llano. No lo cuentan temprano, ellos se activan como a las once de la noche, café, fogatica y los caballos amarrados cerca. Hablan pausado, con mucha seguridad y no titubean. Dormirán pendiente de cada sonido.

Los amaneceres llaneros no juegan carritos, son impresionantes.

No dejen de planear algo para el Santo Luzardo. No solo merece la pena, es el mejor regalo que le pueden dar a su país apoyando el ecoturismo.

Viajeros, recuerden dejar todo mejor de cómo lo consiguieron, los venaditos caramerudos se lo van a agradecer.

¿Te gustó nuestro Viaje de hoy? Escríbeme a: destinos@resumendenoticias.com.ve o sígueme por la cuenta @ViajeBuenoRDN.


Viaje bueno

Leer más!

ABC Financiero


Leer más!