RDN Destinos - Nro.45


Y NOS VAMOS DE VACACIONES

Los chamos están en la casa, en el plan vacacional o con algún familiar de paseo gozando un mundo. Todo viaje se hace bueno cuando se toman las medidas necesarias.

Esta vez no voy a escribir como armar el morral o la maleta, o que poner en el botiquín de primeros auxilios, no. Esta vez voy directamente a los entes gubernamentales que deben encargarse de que todo esté óptimo para que los viajeros disfrutemos de un país en sus mejores momentos.

Si nos ponemos a rodar por el país a Oriente, a Occidente, nos daremos cuenta de que las carreteras son detestablemente peligrosas. No es que no tengan las líneas dibujadas, es que tienen unos rolos de huecos que pueden servir de nido para una manada completa de 12 avestruces. Además de las troneras, se nos viene de retruque los postes sin luz. Ni un lucero ilumina la vía.

No es que no nos guste ver las estrellas en su máximo esplendor, el detalle es que si nos accidentamos nos exponemos a que nos den la robada del siglo sin derecho a pataleo. Aquí mismo se presenta la inseguridad. Nos roban en la cola, en la playa, en la bodega, en la montaña, en el centro comercial, en el Metro, en la parada, en la panadería. Pana, nos roban a todos porque no hay quien resguarde nuestra integridad, y nuestra vida no puede valer tanto o menos que un celular. A desplegar un montón de uniformados “morales y comprometidos” para proteger a su pueblo.

Punto seguido viene la basura. Aquí entran tanto el gobierno como toditos nosotros, sin excusa. Primero, en cada sitio turístico deben instalar pipotes de basura, aquí tampoco hay excusa, y por supuesto suficiente personal que pueda estar activo para retirar la bolsa cuando se llena, recordemos que existe la manía de lanzar porquerías sin importar que se desparrame en el suelo. Es responsabilidad de cada venezolano de nacimiento y nacionalizado la limpieza de nuestros destinos.

Adicional a colaborar con poner la basura en su lugar, nada cuesta meter en el morral una bolsa plástica que sirva para recolectar nuestra propia basura y luego colocarla donde debe ir.
Para cerrar este Viaje Bueno e irnos de vacaciones de una vez, seamos sensatos. Venezuela no tiene culpa de cómo somos en nuestras casas, la cuestión es sentido común. No es tan difícil, es querer este país como el nos quiere a nosotros.

Por favor, disfruten sanamente cada lugar. A consumir licor con responsabilidad. No descuidemos a los pequeños, cero  besos salvajes e intensos en lugares familiares, mantengamos controladitas esas hormonas, respiren hondo cada brisa, saluden y sean amables, feliciten la buena comida y los buenos servicios, a cumplir las reglas de los hoteles o posadas y dejemos el sitio mejor de cómo lo encontramos, todos lo agradecemos de antemano.

Viaje Bueno

Leer más!