Miércoles | 04/06/2014


Leer más!

Efemérides | 04JUN


Leer más!

Nacimiento | 04JUN



Leer más!

Fallecimiento | 04JUN


Leer más!

RDN Cultura - Nro.8


Quiero compartir con ustedes, una entrevista que le hice hace algún tiempo a un buen amigo, amigo de años, y que nunca me he atrevido a publicar hasta hoy. Espero la disfruten tanto como yo disfruté al realizarla.

WILMER MACHADO: "SE BUSCA A COQUITO"

Es difícil salir a la calle y preguntarle a la gente: ¿Usted conoce a Coquito? De seguro, la respuesta obtenida será: “¡Claro! ¡Coquito es el de Tío Simón!”.

Wilmer Machado o mejor conocido por todos como “Coquito”, se ha convertido en un personaje típico de la farándula venezolana, que dio sus primeros pasos como el sobrino de Tío Simón en el programa “Contesta por Tío Simón”, transmitido por Venezolana de Televisión a mediados de la década de los años ochenta, y que desde entonces no ha dejado de trabajar para ser lo que es hoy en día: Licenciado en Artes egresado de la Universidad Central de Venezuela, un artista integral que baila, canta, actúa y anima el programa “Y lo demás es Lujo” transmitido por La Tele.

Aunque dice vivir por su profesión desde temprana edad (la cual suele evadir cada vez que se le pregunta sobre ella), también vive por su familia y amigos, quienes lo han apoyado en los momentos malos y no tan malos de su carrera artística.

Luego de una breve y muy agradable conversación, como de dos amigos que tienen la mitad de su vida conociéndose, nos instalamos en una heladería muy concurrida en el Este caraqueño, y en medio del alboroto de las personas que pasaban por el lugar, un capuchino y una limonada frappé, comenzamos esta entrevista con sus palabras iniciales: “¡Ajap! ¿Qué quieres que te cuente?”.

¿De dónde viene la vena artística de Wilmer Machado?
W: Una de las cosas que yo le tengo que agradecer a mi mamá y a mi papá de toda la vida, es que ellos no están viviendo su sueño a través del mío. Mi mamá nunca se murió por trabajar en televisión y mi papá fue músico de toda la vida. Mi mamá simplemente me complació; ¡el chamo quiere trabajar en televisión, muere por trabajar en televisión, vamos a llevarlo! Y aquí estoy, gracias a mis dos locos que me llevaron a ese casting. 

Entonces me imagino que estabas en alguna actividad artística desde que estabas en el Colegio.
W: Yo bailaba con el grupo de teatro y de danza, y cantaba en la coral, a veces coincidían las dos cosas y termine renunciado a la coral… Bueno, no renuncié, me botaron porque nunca me presentaba. No podía dejar acéfalas las obras de teatro y la danza porque o era el protagonista de la obra o era el protagonista del musical, en cambio en la coral no iba a ser solista.

¿Y Cómo llega Wilmer al programa de Tío Simón?
W: Yo llego al programa porque llamaron a casting y mi mamá estaba viendo el programa. Mi sueño de toda la vida era hacer televisión. 

Yo entro a la televisión porque mi mamá estaba viendo el programa, y cuando llego a la casa, venía de la calle con mi papá. Mi mama salta y dice: “¡están buscando un chamo, están buscando un negrito para la televisión! ¡Vamos a llevar al chamo!”

¿Y en qué momento te conviertes en “Coquito”?
W: Bueno, Simón llamó a casting y decía: “se busca un niño de cabello ensortijao, de color arrosqueteao, que cante, baile y sea dicharachero”, mi mamá no mascó y me llevó. De hecho, me pusieron a bailar con Teresita y saqué veinte, me pusieron a actuar y saqué veinte, me pusieron a cantar y ¡todavía les debo nota! (risas), pero bueno…así llego yo a la televisión. Ya ellos habían hecho un dibujo que decía: “Se busca a Coquito”. No fue que me vieron a mí y me pusieron “Coquito”, el chamo que se ganara ese puesto lo iban a llamar “Coquito” (…), pero el otro chamo era tan bueno que lo dejaron (…) cuando entregan los libretos, Zurima, Chusmita, Teresita…toma, tú eres Coquito y tú eres Peruchín, y Coquito era yo. 

¿Cuándo comienza “Contesta por Tío Simón”, que edad tienes tú?
W: El programa comenzó en marzo de 1985, y yo tenía 27 años menos que los que tengo ahora (risas).

¿Qué edad tenías cuando saliste de Tío Simón?
W: (Risas) Tenía exactamente 20 años menos que ahora (risas).

¿Por qué no dices tu edad?
W: Yo no digo mi edad por una razón que puede ser hasta tonta. Yo no digo mi edad por el género femenino y por el público. A veces estaba cortejando a las mujeres y eso estaba ya, listo para que me dijeran que sí se iban a empatar conmigo. Entonces me preguntaban: “¿qué edad tienes tú?”, y me decían que no, o porque era muy chiquito o porque era muy grande. Y la otra fue porque cuando estaba haciendo series juveniles, obviamente era muy recurrente que era uno de los mayores del elenco, o por lo menos del elenco juvenil. Aparentaba menos edad que el mismo protagonista. Yo le decía mi edad a la gente, y era un rechazo automático. Entonces dije: “¿saben cómo es la cosa?, que no tengo edad” (risas).

¿De qué forma te iniciaste en el camino musical?
W: Lamentablemente, “Coquito y su combo” no ha tenido desde que se fue el primer manager, a nadie que se enamore del proyecto como lo estaba mi mejor amigo. Mi mejor amigo se va del proyecto por cuestiones laborales, comenzó a trabajar el ramo de la ferretería y tuvo que dejar la banda. Mi mejor amigo es Gabriel Meneses. 

Hubo alguna propuesta disquera, pero no tenía el dinero para poner a sonarlo, o usaba el dinero para hacer el disco o usaba el dinero para ponerlo a sonar.

¿Y por qué la salsa?
W: Yo soy salsero de toda la vida. Yo creo que a mi me arrullaban con la Fania. Pero sobre todo por razones de vida, tengo una experiencia musical muy amplia, porque tengo panas que escuchan géneros musicales que yo en mi vida hubiera escuchado.

Y aún cuando tu fuerte es la salsa, desde el vientre materno (risas), ¿qué artistas de otros géneros te gustan?
W: A mí me gusta mucho la música de Fito (Páez), el tipo tiene unas letras brutales.

¿Cómo se ve Coquito en 10 años, en 20 años?
W: Fíjate que… ¡oye! que pregunta tan inteligente y tan buena, y tan pertinente además. Ahorita que me lo preguntas, no sabría que contestarte…

A nivel laboral, ya debería estar dirigiendo en televisión y cine, dentro de unos 10 años. Ya debería tener rato con mi programa de radio y debería seguir haciendo televisión y teatro.

Luego de una larga sesión de cuentos de su paso por la universidad, de algún comentario que lo hizo llorar, de anécdotas buenas y malas, el famoso “Coquito” comenta:

“Me he dado cuenta gracias a esta entrevista, que no nos tomamos tiempo para ver lo maravilloso que somos como seres humanos. Nos sentamos a ver los errores que hemos cometido, pero no nos paramos frente al espejo a decirnos lo bien que estamos haciendo las cosas. Gracias por esta entrevista tan oportuna.”

Leer más!

RDNtv | Para Ver


Leer más!