RDN Destinos - Nro.36


UN POCO DE FE

Yo estaba contentica escribiendo mi artículo para el Viaje Bueno de este domingo, cuando de repente se anuncia el alza de los precios de los boletos aéreos, la gente gritaba de la molestia y entonces tuve que dejar de redactar mi bella columna. 

Yo estoy muy clara de que este espacio es para hablar del turismo nacional, y bien saben que soy amante de mi país y todas sus esquinas bochincheras, pero no puedo hacerme sorda para no oír lo que Venezuela pasa. Tengo la cabeza llena de ideas, de miedos, de angustia pero también de esa fe que siempre cargo distribuida en los bolsillos.

Dentro de mi más humilde opinión, el turismo nacional nunca crecerá por obligación, a esta tierra se le descubre por instinto, por amor, por pasión. Si quitan opciones para el extranjero no haremos que se nos llenen las posadas venezolanas, por el contrario, el descontento será denso y no permitirá que respiremos profundo.

Más allá de esta perspectiva que ya la conocemos aunque no hayamos podido digerirla, siento que somos nosotros los que debemos cargar las pilas de buena vibra. No hundirnos en la derrota sino en la esperanza. Venezuela tiene una herida grandota, de esas que con curitas no se cierran, no hay bálsamo, nada que lo cure. Pero escuché una vez que cuando un enfermo está es su etapa más fuerte, sus familiares deben hacer lo que más le guste para que disfrute a plenitud sus días malos. Entonces, me aferro a eso. Quiero que me digan cuantas veces han llorado de emoción en el Amazonas, cuantas veces han respirado hasta llenarse de arena en Los Médanos de Coro, cuantas veces han divisado bajo el mar tortugas en Los Roques, cuantas veces han corrido libres por los Esteros de Camaguán. En fin, cuantas veces han disfrutado el tricolor hasta quedarse secos.

Estoy segura de que saldremos de este camino tan  lleno de maleza. 

Venezuela es tan sabia que jamás nos dará la espalda, no se  la demos nosotros. Miremos de frente y resteados. Si ponemos en sinergia la energía y le damos fuerza a que este país mejorará todos los días y disfrutaremos de la libertad que tanto queremos, vamos a empezar con nosotros mismos y seamos el cambio que queremos ver en el mundo.

Agarren sus maletas y morrales y llénenlos de cosas útiles, de valores, de esfuerzo, de trabajo, de ganas de echar pa’ lante. Y cuando empecemos el complicado camino hacia el éxitos del turismo nacional sentiremos el pecho inflado de tanto orgullo. Fe, miren que esas son las primeras letras de la felicidad.

Viaje bueno.

Leer más!

Efemérides | 01JUN


Leer más!

Nacimiento | 01JUN


Leer más!

Fallecimiento | 01JUN


Leer más!

RDN Economía | ABC Financiero


Leer más!