Martes | 27/05/2014


Leer más!

Nacimiento | 27MAY


Leer más!

Fallecimiento | 27MAY


Leer más!

RDN Verde | Vida Verde


Leer más!

RDN Vida - Nro.6


BOLÍVAR FUERTE

No, no voy a hablar de economía sino del tráfico en la ciudad...

Era uno de esos días en los que el cansancio se apodera de uno y cuando ya piensas que finalmente se acaba la jornada laboral y se te alegra el cuerpo con la idea de volver a casa... te consigues con un desastre en el metro y el mal humor se apodera de ti.

Así estaba yo esa tarde: cansada y malhumorada (¿pensaban que me la pasaba feliz todo el tiempo? soy igual que ustedes y pierdo la paciencia más frecuentemente de lo que creen). En fin, "tengo un poco de dinero extra, hoy voy a agarrar un taxi", pensé. Y resultó una sabia decisión, ya que nació este cuento.

Pregunté en una línea que se encontraba cerca y no me sacaron, se me salió el ojo de la cara por la impresión, cuando me dijeron cuánto me saĺía la "carrera". Miré a la calle, ví que venía un "pirata" y saqué la mano.

"¿Cuánto me cobra hasta... (mi casa)?", el conductor me ofreció un precio razonable, así que abordé el vehículo con mi cansancio y mi mal humor. Creo que se me notaba en la cara porque el señor me preguntó "¿Día difícil?". Yo respondí que sí sin dar mayor detalle, extrañamente en mi, no tenía ganas de hablar.

Pero me ganó mi "yo mismo" y me volteé para preguntar "¿Y usted? ¿Cómo lo ha tratado el tráfico hoy?". Sin dudar me respondió "Maravillosamente, el tráfico siempre está perfecto para mi". Había en ese momento un poco de cola así que la sorpresa que se me dibujó en el rostro siguió la conversación, y sin yo decir palabra este hombre me contó que desde que decidió tomar el volante de su carro para ganarse el pan también optó por no amargarse por las cosas que no puede controlar, léase: el ya habitual desastre citadino.

"Soy fotógrafo, la verdad", y comenzó a contarme anéctodas de su otrora oficio... "Una vez fui a fotografíar una despedida de soltera y resultó que el stripper embarcó a las muchachas, pregunté cuánto le iban a pagar al tipo ese y les dije que yo les cobraba 25% menos y me he puesto a bailar en esa fiesta" (Yo ya iba entre risa y risa con los cuentos). "Porque yo sigo siendo fuerte. Mire, toque aquí" y flexionó su brazo. "Bolívar Fuerte, porque mi apellido es Bolívar" (risas... risas y más risas... creo que se me salieron las lágrimas de tanto reír). "Mis canas engañan, pero yo soy un hombre joven todavía ¿cuántos años me calcula?". Y de pronto estábamos llegando al destino.

El sr. Bolívar me ofreció sus servicios en el futuro, lamentablemente no lo he necesitado desde entonces, pero créanme que lo llamaré cuando así lo amerite; porque uno puede subirse a muchos taxis, pero de pocos podrá bajarse con una sonrisa como la que me dejó ese día este hombre, con su actitud tan positiva ante la vida y su vitalidad extrema.

Necesitamos más "Bolívares fuertes"... ¿ustedes qué creen? Escríbanme a vida@resumendenoticias.com.ve. ¡Hasta el próximo cuento!

Leer más!

RDN Cultura | Cultura Púrpura


Leer más!