Miércoles | 23/04/2014


Leer más!

Efemérides | 23/04/2014



Leer más!

Nacimiento | 23/04




Leer más!

Fallecimiento | 23/04



Leer más!

Fotos Históricas | El Calvario


Leer más!

RDN Cultura - Nro.4


HASTA SIEMPRE, HERMANO GABO

La vida y sus malas pasadas. Este 17 de abril se nos fue El Gabo, el que me (nos) dijo alguna vez que el periodismo es “el mejor oficio del mundo”. 

Gracias a él, comencé a picarle el ojo a la lectura. Cuando estudiaba el 5to año de bachillerato, mi profesora de Castellano y Literatura (Marlene), nos asignó leer Crónica de una Muerte Anunciada. Estudiando informática ese tema de la lectura se hacía tedioso, pero me leí el libro completo en una tarde y allí comenzó todo este idilio.

Siento que le debo mucho, y pues con tantos libros en cola, en su honor tengo lectura exclusiva hasta que me los lea todos y re-lea otros.

Pero hablemos un poquito de su vida: Gabriel José de la Concordia García Márquez, llegó a este mundo de locos un 6 de marzo por el año de 1927, en un pueblo llamado Aracataca ubicado en Colombia. Mientras estudiaba la primaria fue un niño tímido que escribía poemas y de poca actividad física.

Sus estudios de secundaria transcurren entre Barranquilla y Bogotá, en dónde se atreve a publicar algunos de sus poemas escritos hasta ese momento, mostrando desde tempranas horas de la vida sus inquietudes por el mundo de las letras. Comienza sus estudios de Derecho en la Universidad Nacional de Colombia, siendo estos interrumpidos por el cierre indefinido de la universidad en el llamado “Bogotazo” en 1948, luego del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán.

Continúa sus estudios de Derecho en la Universidad de Cartagena, pero ya había comenzado a escribir cuentos en el diario El Espectador y trabajaría como reportero en El Universal. Menos mal y se dio cuenta que eso no era lo suyo. Nunca terminó sus estudios universitarios. El amor por el periodismo pudo más y siguió escribiendo y trabajando como periodista para otros periódicos, regalando sus letras a través de sus crónicas.

García Márquez la pegó del techo con su novela “Cien años de soledad” en 1967, una de las 41 obras que publicó desde 1955 hasta 2010; de esta, sólo en una semana vendió 8000 ejemplares. Este libro fue traducido a 24 idiomas y fue su pasaporte de entrada a Estados Unidos. Bill Clinton ordenó, en su momento, otorgarle la visa norteamericana al Gabo, quien fue vetado por su simpatía con las izquierdas del mundo (especialmente por su estrecha relación con Fidel Castro). La razón de Clinton para tratar a uno de los mejores como los mejores, fue que “Cien años de soledad es su novela preferida”.

Su colección periodística es sencillamente maravillosa. Recomiendo altamente leer “La aventura de Miguel Littín, clandestino en Chile”, a propósito del Día Mundial del Libro

Gabriel García Márquez entrevistó por largo rato, al cineasta chileno Miguel Littín, quien fue exiliado durante la dictadura de Augusto Pinochet. Este, en el año 1985, entró en Chile de manera clandestina para filmar una larga película sobre la realidad del país luego de tantos años de dictadura militar. El Gabo narra sus aventuras en primera persona y te deja absorto, pensando en terminar de leer el libro y buscar las cuatro películas que grabó Littín para saber cómo fue el asunto. Espectacular manera de contar cuentos, de hacer que entremos en el libro y recorramos los caminos que él abre colocando cada palabra en su santo lugar.

Yo podría pasar todo el día escribiendo de Gabito. Es uno de mis escritores favoritos. Quizás el llevar sus dos apellidos por mera casualidad, me hace tenerle más cariño. 

Este este señor merecedor del premio Nobel de Literatura en 1982, dejó una huella gigante en la literatura mundial y en el periodismo latinoamericano. Fue uno de los creadores de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, que busca ayudar y orientar en nuevas formas de hacer periodismo en países iberoamericanos y del Caribe. Su idea era “estimular las vocaciones, la ética y la buena narración en el periodismo, sobre aspectos tan variados como el uso de la grabadora o la función de los editores”. 

Difícil de olvidar sus 87 años de vida, su transcurrir de un país a otro. Orgullo latinoamericano. Triste nos deja su partida a ese nuevo viaje, viaje eterno. Tu legado es asombroso en lo periodístico, cultural y político. Te leeré y re-leeré, hermano mío. 

Nos vemos en la próxima Vitrina Púrpura.

Leer más!

RDNtv | Publicidad


Leer más!