RDN Destinos - Nro.29










A DISFRUTAR AL AIRE LIBRE


Una de las cosas que más disfruto (después de ser la mamá de Zoë) es acampar. Compartir con la naturaleza es mágico. Magistral. Puro. Sin embargo, no es tan fácil como la gente cree. Requiere planificación e investigación.  


El Viaje Bueno de hoy va destinado precisamente a esta parte, desde que lugar van  visitar hasta el momento de armar un morral.

Lo primero que hay que saber es que tipo de paisaje se quiere gozar. Sea montaña, playa, llano o páramo se deben investigar:

1.- Permisos para acampar o acantonar. 

2.- De no requerir permiso es importante ubicar y entregar a los cuerpos de seguridad de la zona un listado de cuantas personas estarán en el sitio y si alguno posee alguna condición especial.

3.- Ubicación de centros hospitalarios.

4.- Clima y vegetación, esto es importantísimo hasta para cocinar.

5.- Medios de transporte si vamos en autobús. De ir vehículo particular se debe enfocar la búsqueda de al menos dos vías de acceso.

6.- Resultados del último campamento de la zona.

A veces los foros son buenísimos, la gente es muy sincera porque no ganan ni pierden nada. Sólo relatan su experiencia sin adornos. Realismo necesario.

Una vez hecho esto, toca armar el menú. Recuerden que esto dependerá en gran parte del punto 4 de la primera fase. 

Ustedes deciden que comer pero por favor, tomar en cuenta

1.- Fácil y rápido serán sus palabras favoritas.

2.- Entre menos leña usen, más árboles tendremos.

3.- Si usan leña caída es maravilloso, aún más si recogen las cenizas antes de regresar a casa. 

4.- Si llevan carnes que sea lo primero en el menú, así evitarán que se dañen y que tengan visitantes nocturnos no deseados.

5.- Agua, frutas cítricas y un poco de hielo no pueden quedarse.

Después de la fase comida nos vamos a armar la macundalera

1.- Hagan una lista de lo que creen que necesitarán llevar. 

2.- Menos es más. No se lleven todo lo que tienen. De acuerdo al clima dependerá la ropa.

3.- Zapatos extras.

4.- Repelente de insectos, protector solar y toallas húmedas son el kit impelable en todo morral.

5.- Linterna con juego pilas extra.

6.- Toda la ropa debe ir en una bolsa, al igual que los artículos de uso personal y la ropa intima. Pero todo esto también debe ir dentro de una bolsa más grande. Es decir, forrar el bolso por dentro (las bolsas amarillas o negras de basura son perfectas), porque si nos cae un palo de agua o se cae el bolso en el agua por accidente, no habrá que preocuparse porque las cosas están protegidas.  

7.- El champú, enjuague, jabón líquido (es mejor para viajes), desodorante y cremas preferiblemente en frascos pequeños. Así ocuparan menos espacio y pesaran menos.

8.-  Coloque lo que se pondrá de último en el fondo del bolso. Toallas y/o sábanas a los lados, al igual que los zapatos. En el tope ubiquen lo que necesitaran al  llegar al sitio de acampada. 

9.- Un buen explorador jamás deja objetos colgando en las afueras del morral. Es decir, ni bolsas, linternas o zapatos. Nada queda afuera, todo bien acomodado adentro, sin deformar el bolso y con un espacio prudente por si acaso se compra un detalle a la familia.

10.- Por último y no menos importante, un estuche de primeros auxilios. Para el dolor, para la caída, para la cortada, para la quemada, para limpiar heridas, para cualquier cosa. Tampoco una farmacia pero si para solventar cualquier inconveniente. Esto siempre en uno de los bolsillos de afuera o en una cajita extra.

Viajeros, compartir la vida al aire libre siempre será una dicha que solo pocos son capaces de disfrutar. La naturaleza siempre será el laboratorio perfecto. Tengan la conciencia de siempre querer y cuidar la tierra que pisan. 

Recuerden dejar todo mejor de cómo lo encontraron, los próximos aventureros se lo agradecerán. 

Viaje bueno.

Leer más!

Nacimiento | 30/03/2014



Leer más!

Fallecimiento | 30/03/2014


Leer más!