RDN Destinos - Nro.24


Algunos daticos importantes

Este Viaje Bueno es como una guía práctica y cortica para los viajeros que son felices andando de un lado para otro conociendo nuevas tierras, venezolanas o extranjeras. No importa. Aquí no excluimos a nadie. Además, si los invito a recorrer los sitios me siento comprometida con cada uno de ustedes que lee mi humilde y feliz columna.

Hace unos años viajar era rapidito, primero hacer maletas, llegar al aeropuerto y al final partir. Pero la cosa cambió. Ahora el viaje es un arte completo, con sus buenos y malos ratos. Entre los buenos ratos tenemos a los que terminan en fotos sonrientes y caras brillantes. Los malos pueden ser evitados. No todos, pero aquellos que si los vamos a acomodar de una vez. 

Antes de salir de casa deben recordar que:
  • Todos podemos sufrir retrasos. Es por esto que es importantísimo que se revise el status de vuelo unas dos horas antes de salir al aeropuerto. Averiguar si los vuelos anteriores salieron a tiempo y de no ser así comunicarse inmediatamente con la aerolínea y confirmar si su vuelo está demorado.
  • Llevar anotado en un papel (si en un papel, los teléfonos se quedan sin pilas en los momentos más críticos) los números de alguna línea de taxi, el hotel que se reservó o el del familiar o amigo que nos prestará el hospedaje. Esto ayudará mucho.
  • Ir con el dinero justo es la calamidad más grande del mundo. No es ir con mil millones de bolívares, pero un extra puede servir de socorro en caso de que todo se ponga gris en la espera.
  • La chuchería, el mercadillo o un submarinito deben estar en la lista. Si nos toca esperar más tiempo del estimado una bolsita de “alguito para comer” no cae mal. Tampoco sopa o pasta, me refiero a los snacks.
  • El equipaje al tope es lo peor. Guardemos lo necesario en la maleta. No llevemos todos los jeans del armario, sólo lo necesario.
  • La tecnología es nuestra mejor amiga. Así que algún juego en el teléfono, algún libro en el iPad o en su tableta no estará de más. El cargador debe estar a la mano.
  • Para los tradicionales un libro es perfecto o un sudoku. No necesitan pilas.
  • Los documentos en el bolso de mano. No en el fondo. Accesibles. La hora del chequeo es rápida y todos debemos movernos velozmente.
  • Si el destino es el extranjero, cuadrar lo del roaming con tiempo y comprar un libro con frases comunes que puedan sacarlo de apuros si no dominan el idioma del país que visitará serían bien necesarios.
  • Zapatos cómodos. Los tacones son bellos, yo me desmoño por unos buenos tacos, pero para viajar es mejor unas sandalitas viajeras, zapatos de deporte o unas hermosas alpargatas modernas.

Ya en el aeropuerto tengan en cuenta que:
  • Si llegamos a tiempo el chequeo será tranquilo y sin empujones. Si llegamos tarde, bueno, ya saben.
  • Si el vuelo está retrasado, por favor, no gritar a los chamos del mostrador, no arrojar botellas de agua y mucho menos recuerden a su madre. Ellos ni son mecánicos ni operadores aéreos, por el contrario ellos están deseando que se vayan todos contenticos para no acumular trabajo pesado y no ganar enemigos.
  • Respirar hondo.
  • La información se pide a los empleados de la aerolínea, si se paran con los demás pasajeros vivirán de rumores de pasillo, y si algo se ve feo y poco decente son esos mediocres comentarios.
  • Tomar agua, pensar algo bonito y respirar. No olviden esta última.
  • Si el personal de la aerolínea se torna grosero, no caiga en el juego vulgar de hundirse en el mismo hoyo. Las autoridades aeronáuticas deben recibir el reclamo de la mejor manera. Recuerden que ya tomamos agua, que se pensó algo bonito, que respiramos y que se guardó algo a la  mano para distraerse.
  • No tema preguntar cinco mil veces a los encargados de turno de la aerolínea con quien viajará el tiempo que estiman de espera. Por si acaso, no use audífonos a todo volumen, muchos anuncios los hacen por los altavoces.
  • Cuando todo esté listo para salir volvemos a respirar.
  • Si llegaron y no hubo retraso, disfrutarán de todo aquello que se llevaron por si a las moscas y pasarán un rato bien entretenido.

Es importante cumplir con todas las normas de la aerolínea. No anden vociferando improperios si algo sale mal. Todo puede pasar, pero si es malo estarán preparados para cualquier cosa. Un buen viajero lo sabe. Todo puede pasar.

Ayer leí una frase en un libro huérfano sin portada en el Metro de Caracas que decía: “Será un arcoíris  si viviste libre. Pero será gris si renunciaste al derecho de colorear la vida del color de tu alma.” Anden contentos, piensen positivo, sonrían de verdad, dejen de andar pensando que piensan los demás de uno y salgan de aventura “Siempre Listos” como nosotros los scouts.

Viaje bueno.

Leer más!

Efemérides | 09/02/2014


Leer más!

Fallecimiento | Julio Jaramillo


Leer más!