RDN Destinos - Nro.13


Vargas: Con "V" de valiente

La naturaleza nos demuestra constantemente que es la reina absoluta. No importa cuánto abusemos de ella. En diciembre de 1.999 mi concepto de la vida cambió. El deslave en Vargas produjo en mí un fuerte sentido de servicio. Vi como un país entero trabajó por ayudar a quienes lo perdieron todo. Vi como un país completico movía maquinarias para salvar a los sobrevivientes. Vi como un país honesto tendía la mano y hasta el hombro a quienes lo necesitaban. Grupos de rescate, scouts, voluntarios y más, apoyaron día y noche. Que orgullosa me sentía de mi país y su gente justa. La naturaleza nos dio aquella navidad una gran lección.

Y se levantó de las ruinas. Es tan generosa que aún permite a estas playas mostrarse hermosas e imponentes dentro de la geografía nacional; y siento que el Estado Vargas posee una de las costas más brillantes de nuestro país. Aplaudo de pie a quienes en las adversidades crecieron para hacer de su pueblo uno de los grandes destinos turísticos de Venezuela. Por lo que pido a quienes visiten sus playas respetar cada rincón de este lugar porque lo han luchado mucho.

El Estado Vargas comparte con nosotros los caraqueños a mi montaña mágica, El Ávila. Quienes deciden entrar por aquí son unos suertudos de primera. Los paisajes son tan sublimes que cada sonrisa terminará en suspiro. La vía es de concreto, es antigua pero compensa con su vista majestuosa. Irse por aquí es brutal. 

También pueden llegar por la Autopista Caracas-La Guaira que siempre tendrá un poco de retraso en los túneles (al menos que la agarren bien temprano) pero la cosa cambia cuando las olas te saludan desde la distancia.

Si de playas se trata Playa Caribe en Chuspa es la recomendada con los ojos cerrados. “Me atrevo a decir que es la mejor playa de Vargas.” dijo un amigo que adora a su estado y evidentemente le apuesta a los Tiburones de la Guaira. Aunque Chuspa es linda, la gente sabe que a diez minuticos en lancha llegan al paraíso de Playa Caribe. Por el carro no deben preocuparse, el estacionamiento de Chuspa siempre será buena opción. Los muchachos encargados son responsables y pasan todo el día ahí. Como siempre, no dejar nada de valor es evitar tentación.

Volvamos a Playa Caribe. ¡Esta playa, es LA PLAYA! Tiene unos azules impresionantes. Es ideal para quienes van a disfrutar del agua salada y no a que las olas los arrastren sin piedad hasta la orilla. Tiene una piscina natural que es magnífica para que los chamos se bañen (ahí le daré el primer baño de playa a mi hija) y además la tienen como “joyita” limpia y cuidada. 

Los puestos de comida son buenísimos, sus cocineros son muy higiénicos y tienen el enganche en su sazón. El pescado frito es lo que más se pide pero tienen que probar los camarones “enormes” de río. Esto sí es alucinante. Son divinos, jugosos, bastante frescos y divinos otra vez; los precios son razonables y los tostones exquisitos. Si les gusta pescar aquí pueden hacerlo.

Chichiriviche de la Costa es otra belleza. Aunque queda a una hora y pico después de Maiquetía vale la pena llegarse. El pueblo es pintoresco, sus habitantes desbordan amor por sus arenas, tienen sus calles limpiecitas y atienden muy bien a los turistas. Son admirables. Ahora la playa. Si son de los que se acuestan en la arena hasta ponerse negritos aquí estarán felices porque tiene poca sombra, es azulita, bella y profunda. Es conocida por quienes practican submarinismo. Sus paredes coralinas lo hacen un espectáculo marino, está lleno de peces espectaculares como los corocoros, medregales y cachamas que nadan contentos, sin miedo ni pose. 

En el fondo de la bahía, a 22 metros de profundidad, los buzos pusieron un Cristo. De mi grupo ninguno llegamos, por eso está en mi lista de cosas pendientes.

Y para quienes van con unos lentes, un estilo y les encanta el “punqui punqui” de la música a todo volumen Playa Caleta es perfecta. En el año 2010 un grupo de jóvenes se armaron de pancartas y fe para salvar esta playa. Lo lograron. Ahora esta cuidada y bastante visitada para mi gusto.

Forma parte del lote de playas para “gente rumbera” de Caraballeda. Las fiestas duran hasta que caiga la noche y hay vigilancia.

Antes de cerrar les recomiendo: a doscientos metros antes de llegar al Hotel Olé Caribe, en la Avenida Intercomunal de Macuto, pueden llenar su cava. La Licorería Naymar tiene hielo, cervezas, jugos, chucherías y más para el paseo. Atendida por su dueño, el Sr. Ali, y sus hijos que son muy amables, tienen cuanta cosa uno pueda necesitar y todo el que va sale con una bebida friíta en la mano.

El Estado Vargas merece una segunda y hasta una tercera parte. Lo estoy pensando. Recuerden dejar todas las playas mejores de cómo las consiguieron, los valientes lo van a agradecer.

Viaje bueno.

Leer más!

Efemérides | 20/10/2013



Leer más!

Personajes | Muamar El Gadafi


Leer más!

Redes Sociales | Facebook


Leer más!

Servicios | RDNradio


Leer más!

Publicidad | RDN


Leer más!