Frankmente Nro.05



En el metro definitivamente está la muestra de la cultura y educación que impera en el venezolano o más específicamente en el caraqueño. Le invito a que observe, si tiene la oportunidad de hacerlo, el como entran las personas al vagón, quienes ceden y quienes no el puesto, quienes dan permiso y lo piden, quienes avanzan dentro sin pedirlo, etc.

En ese diagnóstico se encontrará con personas muy educadas, caballeros que dan su puesto a personas mayores, con discapacidad, mujeres embarazadas y hasta a damas jóvenes.

También observará como a la falta de caballeros, son las damas las que asumen la tarea de ceder su puesto.

Se encontrará con “los más sabrosos” quines mal usan sus equipos telefónicos para escuchar música en un volumen nada moderado solo para demostrar que son los más chéveres del vagón, irrespetando las normas e incluso el espacio que comparte con los otros usuarios.

Y así se podrá conseguir con muchos otros personajes. Lo invito a que realice ese diagnóstico y pregúntese qué papel juega usted dentro de la Venezuela que viaja a diario en el sistema subterráneo.

A propósito de la música
que ahora se coloca los vagones del sistema Metro de Caracas, ¿No sería mejor colocar instrumentales venezolanas en vez de la música asiática? ¿Por qué no se aprovecha para promocionar al Sistema Nacional de Orquesta? ¿Algo del maestro Dudamel y los conciertos que se realizan en el exterior? No es por nada, pero de verdad no me ayuda para en lo absoluto escuchar sonidos de la naturaleza dentro de un vagón. No sé si a usted.
La carretera del Junquito tuve la oportunidad de transitarla durante este fin de semana y de verdad es un calvario. Se realizó un trabajo de asfaltado, pintura y de colocación de “ojos de gato” desde el km 4 hasta el 7 u 8. Pero desde el km 1 al 4 vía la Yaguara, no se ha hecho nada y desde el 8 hasta el km 23 es un suplicio.

¿Entenderán las autoridades sobre el vía crucis diario que deben vivir los habitantes de este sector para salir y regresar a sus casas?

Fin de mundo
. Ahora resulta ser si un criminal y/o un corrupto, expresa públicamente la oposición al gobierno es declarado un perseguido político, los estudiantes hacen huelga de hambre, se realizan marchas y los medios hacen de las suyas para hacer de un delincuente un héroe.

Un simple ejemplo de esto es el caso Baduel, removido del Ministerio de Defensa por actos de corrupción, a penas se abrieron las averiguaciones, Baduel, uno de los generales que participaron en la recuperación del hilo constitucional durante los hechos de Abril de 2002, declara abiertamente su oposición al mandatario nacional y como este muchos otros casos. El último el del General Delfín Gómez Parra, involucrado en los hechos de corrupción del Central Azucarero Ezequiel Zamora, en Basrinas, y quien fuera condenado a 7 años de prisión

¿Será un método de moda para saltar a la política?

Hoy se celebra
el Día de la Familia, reciban un fraterno e inmenso abrazo de mi parte y nos leeremos de nuevo el próximo domingo.

“Mientras los Poderosos nos mean, los Periódicos publican: Llueve”.
Galeano

Leer más!